viernes, 25 de septiembre de 2009

Niños: un examen visual puede evitar fracasos en la escuela. Proyecto de la Universidad Nacional de Rosario


Con el objetivo de divisar enfermedades visuales en menores que puedan influir en el aprendizaje y para evitar, de esta manera, la repitencia escolar, los estudiantes y docentes que participaron del proyecto de voluntariado “Mirando al futuro para una inserción educativa adecuada” evaluaron a 468 chicos. Los problemas detectados fueron, sobre todo, astigmatismo y miopía, y se entregaron anteojos en forma gratuita.
El proyecto de voluntariado de esta facultad, denominado “Mirando al futuro para una inserción educativa adecuada”, fue seleccionado y financiado por el Ministerio de Educación de la Nación e implementado por la UNR y el Programa CRECER de la Secretaría de Promoción Social de la Municipalidad de Rosario. Se evaluaron 468 niños con el objetivo de detectar alteraciones visuales y se proveyó de anteojos a aquellos que los requirieron.
Detectar enfermedades visuales que puedan influir en el aprendizaje se considera primordial para evitar la repitencia escolar. “La evaluación de agudeza visual se debe hacer en diferentes momentos de la vida, sobre todo entre los 4 y 14 años, porque el globo ocular, en el proceso de crecimiento, va cambiando y pueden aparecer vicios de fracción, de refracción y detectarse cuando ya se produjo un deterioro, un retraso o una repetición en el curso de la escolaridad”, contaron a InfoUniversidades María de los Ángeles Zilli y Gladis Linares, directora y codirectora del proyecto.
El origen del trabajo se remonta al 2004 y se basó en la detección y presentación de informes a las instituciones involucradas que eran devueltos a los padres.
El trabajo requirió algo más que una consulta médica. “Tuvimos que ganarnos su confianza, jugar con ellos, con cartillas de colores, dibujos, para conocer su realidad y luego evaluarlos en forma individual”, afirmó Zilli.
Se utilizaron lentes gigantes confeccionados con cartón, letras y números, formas de colores y de diversos tamaños, donde los niños tenían que reconocer los objetos y, de esa manera, el profesional podía conocer el perfil del niño que luego iba a pasar por el test visual, en esta oportunidad, la Tabla de Snellen.
Resultados
En su mayoría, los problemas detectados fueron astigmatismo y miopía, severos en algunos casos.
También, se pudo evaluar a chicos sordomudos y afásicos (con problemas para expresarse).Esta investigación no sólo permitió el financiamiento de anteojos, sino también dar cuenta de la importancia de los trabajos de promoción. “El profesional debe saber lo importante que es escuchar lo que los padres dicen, atender a las molestias de los niños, como dolor de cabeza cuando miran televisión, ojos rojos, y estudiar lo visual”, aseguró Zilli, aclarando la relevancia de captar problemas que puedan causar fracasos a nivel educativo.
Silvana Di Stéfano
Dirección de Prensa, Secretaría de Comunicación y Medios
Secretaría de Comunicación y Medios
- Dirección de Prensa Universidad Nacional de Rosario
Fuente: UNR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Voto accesible: todo lo que hay que saber

Las personas con algún tipo de discapacidad tienen derecho a todo lo que significa accesibilidad electoral. Qué hay que saber y cuáles ...