miércoles, 19 de mayo de 2010

Acompañamiento terapeutico


¿ QUE ES EL ACOMPAÑAMIENTO TERAPEUTICO?
El A.T. es un dispositivo terapéutico que se implementa a partir de la indicación del profesional que dirige la cura y/o administra el tratamiento (psiquiatra, psicoterapeuta, psicoanalista, médico). Implica la inclusión o apertura de otra instancia al servicio del paciente y su tratamiento, que ofrece la posibilidad de contar con la presencia de un equipo profesional específico (acompañantes y coordinadora) en un espacio y en un tiempo pautado.
El A.T. se planifica según la problemática psicopatológica del paciente, las características socio-familiares, el momento del tratamiento, los objetivos del mismo, el lugar donde se hará, los cambios que con su inclusión se esperan.
FUNCIONES DEL ACOMPAÑANTE TERAPÉUTICO
La presencia del acompañante se constituye en terapéutica al intervenir mediante la palabra y los actos, en diferentes situaciones en las que el paciente requiera sostén y contención. Se contribuye de este modo a crear o recomponer las condiciones que hagan posible el desarrollo o continuidad del tratamiento.
En tanto "presencias-auxiliares", los A.T. intervienen e influyen en el campo clínico. Por lo tanto, los efectos de su intervención deben ser evaluados y coordinados según los objetivos planteados en cada caso.
Algunas funciones privilegiadas del A.T. pueden resumirse en:
- Acompañar al paciente en cuadros afectivos difíciles de sobrellevar.
- Favorecer la comunicación con el medio social, funcionando como un semejante con quien compartir actividades recreativas, laborales y/o sociales en general.
- Ofrecer un espacio de diálogo donde la problemática a resolver pueda encausarse a través de la palabra
¿ A QUIEN ESTA DIRIGIDO?
Diversas situaciones clínicas pueden contar con el A.T. como una herramienta terapéutica de suma utilidad.
EN LA URGENCIA.
Episodios psicóticos, depresión, descompensaciones de pacientes bipolares, neuróticos graves o atravesando un momento crítico, fobias, etapas agudas de pacientes psiquiátricos crónicos o neurológicos.
Estos son algunos ejemplos de situaciones de emergencia que podrían poner en riesgo al paciente, perturbar seriamente el entorno familiar y/o amenazar con obstaculizar la continuidad del tratamiento terapéutico.
El acompañamiento en estos casos puede ser indicado para determinados momentos, horas o días, o según la gravedad del cuadro, planificarse a modo de internación domiciliaria.
Puede alcanzarse así el objetivo de continuar un tratamiento sin aislar al paciente de su entorno socio-familiar, es decir, evitando el recurso extremo de la internación psiquiátrica, o previniendo los efectos iatrogénicos de las reinternaciones.
COMO INSTRUMENTO DE APERTURA AL MEDIO SOCIAL.
En personas con predominio de sintomatología negativa, o seriamente aislados o retraídos.
En pacientes con patología psiquiátrica crónica de larga evolución o trastornos del desarrollo.
EN CUADROS ADICTIVOS Y EN SITUACIONES DE IMPULSIVIDAD- COMPULSION.
Trastornos de la alimentación.
Anorexia y bulimia.
Toxicomanías.
EN LA INTERNACION PSIQUIATRICA.
Durante los permisos de salida o los primeros momentos del alta.
En las internaciones domiciliarias.
EN EL AMBITO MEDICO.
Pacientes pre o post-quirúrgicos.
Tratamientos que requieran sucesivas internaciones o tengan características traumáticas.
Terapias oncológicas.
Pacientes que presenten conductas autoagresivas, de negativismo o depresión no cooperando así con el tratamiento.
DISCAPACIDAD
El Acompañamiento Terapéutico es un dispositivo ambulatorio que permite el abordaje terapéutico del paciente en el medio familiar, social o escolar con el fin de sostener los lazos socio-afectivos y evitar la cronificación y segregación social.PILARES DE LA  PRACTICA.
Es un dispositivo flexible que se adecua a las necesidades tanto del paciente como del entorno familiar, propiciando un espacio de contención y aprendizaje.
El eje central del dispositivo de Acompañamiento Terapéutico se basa en la correcta planificación del proyecto de trabajo, propósito terapéutico, estrategia terapéutica y objetivos del tratamiento. Asimismo requiere de profesionales idóneos con trayectoria y experiencia para garantizar el éxito del tratamiento.
Acompañar Terapéuticamente implica establecer un sentido en el planeamiento de diversos dispositivos atención ambulatoria, buscando recursos y estrategias habilitadoras que permitan la inclusión social de personas que padecen alguna discapacidad física, sensorial, psíquica, intelectual o mental, siendo el objetivo principal mejorar la calidad de vida promoviendo el desarrollo personal y la igualdad de oportunidades.
El Acompañante Terapéutico es un Agente de Salud que se inserta en la cotidianeidad del paciente, trabaja dentro de un equipo interdisciplinario y es guiado por el terapeuta de cabecera. La función del Acompañante Terapéutico es la de compañero, guía, sostén en la construcción de la subjetividad singular de cada persona con el fin de facilitar la construcción y/o continuidad del lazo social, la instauración de actitudes positivas respecto de su discapacidad y habilidades disminuidas, el máximo grado posible de integración y competencias sociales, el máximo grado posible de autonomía, el fortalecimiento de sus capacidades y rasgos positivos de su personalidad.
1- Elaboración de estrategias terapéuticas consensuadas entre el profesional tratante y el equipo de A.T. Destacamos este punto como de máxima importancia. La diversidad de recursos puestos en juego, marca la necesidad de conciliar los diferentes espacios, respetando las indicaciones y la orientación del tratamiento pautados por quien lo conduce.
2- Comunicación fluída con el profesional tratante. Su objetivo es actualizar y evaluar el desarrollo del A.T. y la evolución del paciente.
3- Especial cuidado por la particularidad de cada caso. El A.T. puede implementarse en diversas patologías y circunstancias; esto exige un máximo de atención y respeto de las coordenadas que cada caso presente. Entendemos este trabajo como un momento para implementar diferentes tipos de recursos, pero además como la posibilidad privilegiada de acompañar al paciente en el arribo a una posición diferente respecto de su padecimiento.
4- Equipo de trabajo. El equipo de acompañantes mantiene periódicamente reuniones en las que se coordina, evalúa y supervisa el trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada