lunes, 23 de mayo de 2011

Delfinoterapia


Son conocidos los beneficios que reportan las terapias complementarias que recurren a animales para personas con distintos tipos de discapacidad. En este caso, los animales utilizados son los delfines, los que, por sus características, poseen algunas cualidades que aportan un plus al tratamiento
Terapias Asistidas con Animales es el brindar al paciente un apoyo adicional al trabajo con los especialistas en salud, facilitando una interacción con un ser que, tal y como es percibido por los seres humanos, no nos juzgará o presentará prejuicios ante nuestros padecimientos.
Fue el médico William Turke quien empleó por primera vez este tipo de terapia (en Inglaterra, durante el año 1792). Él utilizó animales para enseñar a los pacientes psiquiátricos conductas de autocontrol, haciéndolos responsables del cuidado de los animales, además de mejorar la calidad de vida dentro de los hospitales.
Desde entonces se han realizado nuevos estudios con diferentes especies: gatos, perros, canarios, peces, tortugas, caballos, delfines, etc. Los efectos generales que presenta la Terapia Asistida con Animales son los siguientes: normalizan la presión arterial y produce relajación, favorece el autocontrol, mejora el estado de ánimo, disminuye la ansiedad, el estrés y estados depresivos, facilita la interacción social y mejora el sueño.
 ¿Qué es la terapia asistida con delfines?Juntamente con los tratamientos médicos tradicionales, se han desarrollado diferentes procedimientos alternativos, mediante los cuales se busca una más pronta y eficiente mejoría en el paciente que ya ha recibido o está recibiendo atención. Estos métodos son los comúnmente conocido como Terapias Alternativas o Terapias Complementarias.
Para el caso de personas que sufren de un trastorno neurológico o emocional, existe la Terapia Asistida con Delfines (TAD), un procedimiento mediante el cual se consigue estimular el sistema nervioso del paciente mediante el ultrasonido emitido por el delfín. El eje principal de dicha terapia consiste en facilitar los procesos de aprendizaje y memoria; la adquisición de nuevos patrones motores, conductuales, adaptativos y sociales; así como el logro de un mayor estado de relajación y un aumento en la calidad de sueño, logrando un mejor rendimiento en las actividades cotidianas.
Basados en la experiencia del trabajo con diversos diagnósticos, así como en estudios científicos fundados en la observación sistemática de los cambios producidos en el sistema nervioso gracias a la interacción con delfines, se ha desarrollado un programa de trabajo multidisciplinario con diversas especialidades del área de la salud (educación especial, medicina, neurología, psicología clínica y educativa), que busca apoyar al paciente con modelo de intervención basado en las capacidades que ha desarrollado, completando de esta manera la atención integral que requiere.
La TAD pertenece al grupo de las Terapias Asistidas con Animales, obteniendo los beneficios comunes a todas ellas, además de que, en el caso del trabajo con delfines, se consigue una estimulación física directa sobre el sistema nervioso del paciente.
Los delfines
La especie de delfín que mejor se adapta al cautiverio y que presenta un temperamento ideal para el entrenamiento es el delfín Tursiops truncatus o mejor conocido como nariz de botella. Todos los delfines tienen un alto coeficiente intelectual; algunos científicos los han comparado con la inteligencia del perro, el caballo, e incluso del hombre. La mayoría de los delfines pasan sus vidas en compañía de otros, en unidades sociales muy organizadas.
Esta especie alcanza una talla máxima de 2,20 m y su peso promedio es de 200 kg, pueden alcanzar velocidades de hasta 60 km/h. Su alimentación se basa en una gran variedad de especies de pescados tales como el capelin, róbalo, arenque, macarela, smelt, sardina, calamares, camarones, entre otros. Los delfines son capaces de sostener la respiración hasta por 20 minutos y sumergirse a una profundidad de hasta 500 metros.
Poseen una aguda visión dentro y fuera del agua, el ojo del delfín está particularmente adaptado para ver en el agua aun en condiciones de poca luz en la profundidad.
Tienen el sentido de la audición altamente desarrollado, debido a que la cantidad de tejido nervioso que conecta el oído medio con el cerebro es más del doble que en el ser humano.
Pese a la agudeza visual del delfín, el medio marino en que estos animales viven no permite una visión lejana.
Es por ello que el delfín, como algunas otras especies marinas, ha evolucionado un sistema de orientación conocido como sonar. Este consiste en la emisión de ondas de sonido de alta frecuencia (imperceptibles para el ser humano), que, al ser lanzadas en el medio, se dispersan y rebotan en los diferentes objetos, devolviendo al delfín información sobre su forma, distancia, tamaño e incluso composición.
Dicho ultrasonido es producido por un órgano ubicado al frente da su cabeza, por fuera de la bóveda craneal, llamado melón, el cual hace vibrar con el aire que pasa por su espiráculo (orificio por el cual respiran).
Las ondas sonoras emitidas por el sistema de sonar tienen una frecuencia de más de 20 000 Hz y llegan a recorrer hasta 800 m.
 Antecedentes de la delfinoterapia
A principios de los años cincuenta, el norteamericano John Lilly descubrió que los delfines pueden ejercer una influencia positiva sobre el humano. Halló que su lenguaje está basado en imágenes sónicas. En 1976 Horace Dobbs (Inglaterra) observó los beneficios de la interacción de humanos con tensiones laborales y los delfines.
David Cole ha demostrado que tras nadar con delfines la presión sanguínea se normaliza y la frecuencia de las ondas cerebrales baja significativamente; se puede observar incluso un período de sincronización: las ondas emitidas por ambos hemisferios alcanzan una fase de frecuencia similar, así como el incremento de actividad de las ondas cerebrales lentas.
Algunas investigaciones han explorado los efectos psicológicos en quienes nadan con delfines, en donde describen que los pacientes presentaron incremento de niveles de bienestar y disminución de ansiedad.
Beneficios
Entre otros, los principales beneficios que ofrece la Terapia Asistida con Delfines se cuentan los siguientes:
• Estabilidad en aspectos cognoscitivos y emocionales.
• Mejoría en el estado de ánimo.
• Aumento del apetito.
• Disminución de los niveles de ansiedad y estrés.
• Aumento en la cantidad y calidad de sueño.
• Facilitación de la interacción social y conducta.
• Un mejor rendimiento en las diferentes áreas de desarrollo: lenguaje, motricidad fina y gruesa, personal-social y adaptativa.
El papel fundamental en el funcionamiento de la Terapia Asistida con Delfines lo juega, precisamente, el sonar y el ultrasonido emitido por el delfín.
Cuando un cuerpo extraño, en este caso los terapeutas y el paciente, ingresa en el ambiente del delfín, instintivamente este los explora con su sistema de ecolocalización o sonar. De manera constante emite ondas ultrasónicas que son un estímulo físico para el sistema nervioso del paciente.
Al recibir esta vibración, el sistema nervioso, principalmente el cerebro y la médula espinal, reaccionan con una mayor liberación de sustancias neuroactivas, tales como neurotransmisores, hormonas, inones, endorfinas, etc.
Lo anterior tiene una consecuencia en las conexiones de las neuronas (las células que componen el sistema nervioso), las cuales, al haber una mayor liberación de las sustancias antes mencionadas, refuerzan su conectividad y facilitan en gran medida los procesos del sistema nervioso; entre ellos la regulación de la actividad cerebral, la mejoría en el sueño y una mejor predisposición al aprendizaje, tanto cognitivo como de habilidades motoras, sociales y afectivas.
Una vez predispuesto así el sistema nervioso, se apoya en la efectividad de los tratamientos que el paciente recibe de forma continua.
En la Terapia Asistida con Delfines del Parque Marino Atlantis se trabaja con un esquema basado en la atención multidisciplinaria e integral del paciente. Es por ello, en conjunto con los entrenadores y científicos que cuidan de los delfines, que se cuenta con el trabajo de profesionales en áreas de la salud, como médicos y psicólogos, quienes guían tanto al paciente como a sus familiares a través del proceso de la terapia, logrando con ello un máximo aprovechamiento de los beneficios obtenidos por la interacción con los delfines. Esto es de especial importancia, tomando en cuenta que sin un manejo profesional los tratamientos de este tipo carecerían de bases científicas y no tendrían la funcionalidad lograda en la Delfinoterapia.
Así pues, con objeto de formular estudios que pudiesen corroborar desde el punto de vista fisiológico los efectos de la TAD, Convimar S.A., en acuerdo con la Clínica de Trastornos del Sueño de la Facultad de Medicina de la UNAM, llevan a cabo este proyecto para poder demostrar de manera objetiva los cambios que ocurren en la arquitectura del sueño en los pacientes que acuden a esta terapia y poder correlacionar lo que en estudios previos se ha demostrado de manera subjetiva.
Los resultados más recientes obtenidos por nuestras investigaciones en convenio con la Clínica de Trastornos del Sueño (UNAM, Hospital General, Ciudad de México) utilizando técnicas de polisomnografía es el aumento en el tiempo total de sueño, así como en la eficiencia del mismo en pacientes que estuvieron en contacto con delfines. Se observó una disminución significativa en la duración de la vigilia (estado de alerta) y el número de despertares.
Cabe señalar que estos resultados se han presentado en los últimos años a consideración de distintos especialistas en los Congresos Nacionales de Sueño, de Psicología y en el Internacional de Mastozoología Marina con muy buena aceptación en todos ellos. Actualmente se ha preparado un artículo con los avances del proyecto y se ha enviado a publicación en la revista Anthrozoos.
Lo anterior ha colocado a México, en especial al Distrito Federal, con el respaldo de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, y del Gobierno del Distrito Federal; como uno de los países a la vanguardia en la aplicación y tratamiento de esta novedosa técnica.

Mitzi Pérez García*
* Mitzi Pérez García es Coordinadora de Terapia Asistida con Delfines en Parque Marino Atlantis, México.
E-mail: terapiacondelfinesconvimar@hotmail.com


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Acompañante Terapéutico o Asistente Domiciliario – Su cobertura legal

La pregunta frecuente que llega al área legal, es la siguiente:  ¿es posible la cobertura por parte de las obras sociales o prepagas de e...