martes, 7 de junio de 2011

Discapacidad, juego y estructuración subjetiva

En algún momento se ha llegado a dudar o hasta cuestionado si los niños que presentan algún tipo de discapacidad atraviesan por los mismos acontecimientos que comprometen  la constitución subjetiva. ¿Podemos imaginar que un chiquito con Síndrome de Down no atravesará por el espadio del espejo, o que un niño con una discapacidad neurológica no  conocerá los avatares del Edipo?.
Cuando de constitución subjetiva hablamos ningún niño quedará exento de tener que atravesar por aquellos acontecimientos subjetivantes que permitirán el advenimiento de un sujeto, con el pasaje desde lo puramente orgánico al cuerpo subjetivado. El juego y el jugar cumplen un papel central, fundamental, irremplazable e imprescindible en la constitución y estructuración subjetiva.
Antes de continuar hagamos algunas aclaraciones,
¿De qué hablamos cuando hablamos de sujeto?.
Cuando decimos sujetos hacemos referencia al sujeto en tanto sinónimo de aparato psíquico, al sujeto del inconsciente, al sujeto del deseo. Sujeto que no está presente desde el comienzo de la vida, y que sólo podrá aparecer en escena a partir de un Otro encarnado en la madre o en quien cumpla la función materna. La madre desde su función sostendrá, manipulará y mostrará el mundo a su bebé. Estará ahí para satisfacer sus necesidades a través de sus cuidados estableciendo con estos un ordenamiento temporal ( sueño, comidas, etc), erogeneizando un cuerpo, delimitando zonas corporales, presentando objetos libidinales. Pero lo que fundamentalmente hace la madre es interpretar. Interpretar los gestos, los sonidos , los llantos de su hijo transformándolos en demandas, “la madre tendrá  que interrogarlo, preguntarle acerca de lo que le pasa, lo que siente, lo que piensa, lo que ama, y es la respuesta del bebé ( la motricidad, los reflejos) lo que ella decodifica otorgándole un sentido escénico, articulándolo al universo del lenguaje” (Levin, E.,2006).
“Por esto decimos que el bebé nace en un baño de lenguaje. El lenguaje está en él mucho antes de la capacidad de apropiarse del mismo.
Los padres son los autores de estas marcas. Inscriben
significantes en el cuerpo real del bebé.... Cuando decimos que el bebé es tomado por ese baño de lenguaje, nos referimos a que quienes se hacen cargo del bebé, portan una imagen simbólica del cuerpo de su hijo, que, en el encuentro con su cuerpo real, promueven la producción de un sujeto.”(Ranieri, L.,2006).
Juego y estructuración subjetiva
¿Por qué el juego es la actividad central y constituyente en la vida de todo niño? ¿Por qué la infancia es el tiempo del juego?
Dice Elsa Coriat  “Mi manera de entender las palabras de Freud en relación a que el juego convierte en activo lo que se ha sufrido pasivamente, es la siguiente: El juego es el escenario en que el niño se apropia de los significantes que lo marcaron.”
Los significantes que hacen marca en el niño son aquellos donados por los padres desde su propia historia. “Significantes que, del lado del niño-bebé, en un primer tiempo sólo se establecen como marcas sueltas, sin relación entre sí, sin conexión la una con la otra, tatuajes en el cuerpo que todavía no forman red. La actividad lúdica, la que nosotros,  los serios adultos llamamos con complacencia juego, es un sostenido trabajo de elaboración por parte del niño...En esta operación, el significante que hasta entonces estaba aislado y encerrado en la mudez de la marca comienza a hablar... Podríamos decir que cuando los significantes se encadenan entre sí, liberan al sujeto, encerrado hasta entonces”(Coriat, E.,2006).
El juego y su posibilidad de ser
La posibilidad de jugar para un niño no es algo natural, ni universal, ni es una capacidad dada por la herencia biológica que aparecerá en un momento determinado del desarrollo. Sino cómo nos explicaríamos los casos en que no existe verdaderamente un juego simbólico. ¿Qué hace posible el juego?.
Para que un niño pueda jugar es necesaria la presencia de un “marco” que contenga y sostenga la escena lúdica. Los elemento que conformarán este marco y formarán parte de la escena son todos ellos brindados por un Otro. En este gran otro se encarnan las figuras parentales, los significantes de sus  historias, la significación y el lugar simbólico otorgado al hijo, los diferentes modos en cómo lo alimentaron, lo tocaron, lo miraron. Todas estas marcas significantes serán talladas en el cuerpo del bebé para en otro tiempo, más adelante, en el tiempo de ser niños, éste pueda jugar y jugarse en la acción lúdica. ¿Pero qué sucede cuando estas marcas no sostienen, cuando los funciones no han sido ejercidas satisfactoriamente y los elementos brindados al niño no posibilitan abrir juego?. En estos casos nos encontramos con aquello que dice Baraldi, C. (2005) “niños robotizados, adiestrados, incapaces de encontrara significación en sus actos, incapaces de creación. Otras veces nos encontramos con niños de mirada perdida y cuerpo despojado, niños que se chocan con muebles y personas desconociendo su propia corporeidad”. Estos niños son aquellos que no pueden abrir juego para encontrar su propio camino.
¿Qué sucede cuando conjuntamente nos encontramos con la imposibilidad de jugar jugándose en un niño discapacitado? ¿Es esto condición misma de la discapacidad?. La respuesta es necesariamente negativa. Como una ley , y como se presenta en cualquier niño la posibilidad o imposibilidad de jugar no está condicionada por la herencia y la  condición biológica. La imposibilidad de jugar, tan común en niños con problemas en el desarrollo es más bien  consecuencia de los efectos que la patología tiene sobre quienes aguardan al niño. La llegada de un hijo con discapacidad muchas veces dificulta el establecimiento del vínculo afectivo entre padres e hijos con marcadas consecuencias en la constitución subjetiva.  Los pequeños de mirada perdida  robotizados, que se pierden en el objeto son aquellos niños que presentan comprometida su estructuración psíquica, o que presentan severas perturbaciones psíquicas (neurosis, psicosis infantiles)  y junto con ello de las  funciones instrumentales que posibilitan la relación con los otros y con el medio. Son aquellos niño que no han recibido el “pasaporte” que les permitan a través del juego atravesar el tiempo de la infancia para aparecer como sujetos y desde su propio deseo transitar el camino de la vida (Baraldi, C.,2005).       
Bibliografía
1)    Coriat, Elsa (2006), Aportes del Psicoanálisis a la clínica de bebés, El   Psicoanálisis en la clínica de bebés y niños pequeños, Editorial de la campana, Buenos Aires.
2)    Coriat, Elsa (2006), El objeto del especialista, El   Psicoanálisis en la clínica de bebés y niños pequeños, Editorial de la campana, Buenos Aires.
3)    Baraldi, Clemencia (2005), Jugar es cosa seria, Jugar es cosa seria, Hommo Sapiens ediciones, Santa Fe.
4)    Baraldi, Clemencia (2005), La problemática de niños con una patología orgánica. El advenir de una ilusión., Jugar es cosa seria, Hommo Sapiens ediciones, Santa Fe.
5)    Wolkowics, Diana (2005), En torno al juego, Jugar es cosa seria, Hommo Sapiens ediciones, Santa Fe.
6)    Freud, Sigmun (1990), Más allá del principio del placer, Amorrortu Ediciones, Buenos Aires.
7)    Levin, Esteban (2006),La infancia del otro cuerpo, Discapacidad. Clínica y educación, Nueva Visión, Buenos Aires.
8)    Ranieri, Liliana (2006), Ejes centrales de práctica clínica: constitución del sujeto, Clase presentada en curso de especialización Abordaje interdisciplinario de los problemas del desarrollo infantil, FEPI, Buenos Aires.
9)    Winnicott, Donald (1991), Realidad y juego, Editorial Gedisa, Buenos Aires.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estrés postraumático en personas con autismo: cuando los recuerdos duelen.

Los recuerdos siguieron vivos y perturbadores en los sueños invasivos y con más frecuencia cuando estaba despierto. Verbalizaba sus tem...