lunes, 15 de agosto de 2011

El X Frágil hoy


Con una incidencia mayor en varones, el X Frágil se define como una de las causas más importantes de retraso mental. Los tratamientos actuales permiten una mejor calidad de vida a sus portadores y un par de nuevas investigaciones, junto a muchas otras ya en curso, abren buenas expectativas en relación con la reversión del cuadro
Este síndrome genético es la segunda causa de deficiencia mental, detrás del Síndrome de Down.
Como su forma de transmisión es hereditaria, el hecho de que entre el 80 y el 90% de los casos reales no esté diagnosticado tempranamente, implica una preocupación respecto de su diseminación. Además, existen portadores casi asintomáticos (sobre todo mujeres), lo que hace todavía más difícil su constatación.
El grado de afectación de las capacidades intelectivas varía notablemente. En ocasiones, apenas produce algunas alteraciones de la conducta, que bien pueden ser atribuidas a cualquier otra causa, como cierta agresividad o problemas leves de aprendizaje, y, pasando por toda la gama de posibilidades, en el otro extremo se encuentran sujetos con una afección tan severa que hasta se confunde con casos de autismo profundo.
La frecuencia con la que aparece es mayor en varones (1 por cada 1.200) que en mujeres (1 por cada 2.500). Ello se explica porque el cromosoma X al que alude el nombre de este síndrome es uno de los que determinan el sexo de la persona. El otro es el Y. La combinación XY da como resultado un ser masculino y la XX, uno femenino.
Como consecuencia de ello, las mujeres pueden tener afectado uno de los cromosomas X, mientras que el otro puede no estarlo. En cambio, en los varones, sólo puede resultar implicado el único que posee.
A su vez, los X no sólo tienen incidencia en el aspecto sexual, sino que afectan a otras células del cuerpo, como, entre otras, las neuronas. Ello se debe a que controlan la producción de una proteína que regula las señales eléctricas entre las células del cerebro, la FMRP (Fragile X Mental Retardation Protein o proteína del retardo mental del X Frágil).
En ese sentido, las mujeres, al poseer dos X, tienen mayores posibilidades de que la FMRP se produzca en la cantidad necesaria para un desenvolvimiento normal, porque puede estar afectado sólo uno de los cromosomas, mientras que en el varón, que tiene sólo uno para esa función, si este es defectuoso, no tiene manera de compensarlo. Parece existir una relación inversa entre la cantidad de esta proteína que se produce y el grado de compromiso de la persona.
Es por todo esto que el retraso en el sexo femenino suele ser menor (CI entre 60 y 80, frente a 35-45 entre los varones). Asimismo, las características físicas asociadas aparecen más nítidas en los casos masculinos, mientras que en ellas se presentan más disimuladas y en muchas prácticamente no son perceptibles.
Características físicas

Además del retardo mental de intensidad variable, los portadores de X Frágil suelen presentar un fenotipo característico: rostro alargado, macrocefalismo, frente amplia, orejas alargadas y con inserción baja, prognatismo, maxilar agrandado, por citar las más frecuentes. Es para destacar que no todas se hallan necesariamente presentes en todos los individuos y que, a su vez, algunas de ellas pueden no resaltar notablemente.
Otro aspecto frecuente es el macroorquidismo, que es el aumento del volumen testicular más allá de lo considerado normal, el cual se manifiesta tardíamente, usualmente después de la pubertad.
Asimismo, se asocia este síndrome con escoliosis, laxitud en las articulaciones, tono muscular disminuido, pie plano y pecho deprimido.
Por otro lado, además de estas características observables a simple vista, existen otras que requieren de estudios para reconocerse, como problemas en la válvula mitral (es la que regula el flujo de la sangre de la aurícula izquierda al ventrículo del mismo lado en el corazón), dilatación leve de la aorta ascendente (la primera porción de esta arteria, donde se originan las arterias coronarias), y también algunos cambios en la anatomía del cerebro y del cerebelo.
Características mentales

Uno de los principales problemas para su detección precoz es que los niños con X Frágil, sobre todo en la primera infancia, presentan síntomas que son inespecíficos. Mayormente aparecen como un retraso en el desarrollo, lo que, como se sabe, puede deberse a múltiples causas. Así, se manifiesta a través de atrasos en al área motora y del lenguaje. Recién con el paso del tiempo se va haciendo más evidente.
Mientras que el 70% las mujeres, aun aquellas en que la mutación genética sea completa, su CI se halla en el límite con la normalidad baja, en los varones, el 85% se sitúa en el rango del retraso moderado a severo.
Es usual que quienes padecen el síndrome produzcan movimientos estereotipados con el cuerpo, sobre todo de manos y cabeza.
En cuanto a lo referido a la conducta, pueden manifestarse agresivos y tímidos (con períodos de alternancia), hiperactivos, con comportamientos repetitivos y hasta con rasgos autistas.
Aun en los casos más leves, exhiben problemas de aprendizaje y de lenguaje, así como dificultades de comprensión y de respuesta a los estímulos sensoriales (sea por falta de ella o por hipersensibilidad), hasta el extremo de que es posible que se produzca el rechazo sistemático de los novedosos.
También se reportan otros cuadros tales como demencia, ansiedad, déficit atencional, ecolalia, impulsividad, y muchos más.
Patologías asociadas

Si bien, en general, las personas con X Frágil no tienen mayores problemas respecto de su salud, pueden padecer de otitis (algunas que requieren intervenciones drásticas) y estrabismo.
Aproximadamente un 20% de ellas suele sufrir de crisis convulsivas de tipo epiléptico, aunque aun no se sabe bien cómo se produce esta asociación. Las sospechas se dirigen hacia las funciones que regula el cromosoma X, que todavía no se conocen con exactitud.
A su vez, los problemas arteriales citados (prolapso de la válvula mitral y la dilatación aórtica) es factible que en algunos casos produzcan soplos y que exista una tendencia a desarrollar trombos en la porción de la aorta afectada.
Diagnóstico

Uno de los aspectos a tener en cuenta para su diagnóstico es que debe hacerse una diagnosis diferencial respecto de otros síndromes, como el de Sotos, el de Prader-Willi, el autismo y el déficit de atención-hiperactividad, con los que presenta algunos rasgos en común, para que no se confunda.
Más allá de las características físicas y mentales señaladas, que pueden dar la primera orientación, de todas maneras la última palabra deben darla los estudios citogenéticos, es decir, de los cromosomas, en este caso, específicamente el X.
Las técnicas son variadas, pero la mayoría de ellas consisten en detectar la fragilidad, es decir, que se haya producido ese cambio que conduzca a confirmar la existencia del síndrome. Se incluyen técnicas de coloración, utilización de enzimas, etc.
Es posible realizar análisis prenatales para detectar tempranamente la presencia del X Frágil, sobre todo en aquellas parejas en las que al menos uno de los dos (y con mayor razón cuando ambos) sean portadores, teniendo en cuenta que si la madre no lo es y el padre sí, se pueden descartar a las hijas, porque el varón afectado aporta el cromosoma Y y el X de la madre no tiene mutación.
Tratamiento

No hay cura ni prevención posibles, al menos hasta ahora, para este síndrome, pero sí existen tratamientos tanto para las afecciones asociadas como para aminorar y estabilizar los problemas conductuales. Además, se están desarrollando nuevos fármacos, de los que daremos cuenta.
Se requiere de la multidisciplina para la mejoría del paciente, pues será necesario, además de los de la Medicina, que concurran profesionales de distintas áreas: especialistas en educación especial, psicopedagogos, psicólogos, logopedas, etc. Y también, como en todos los casos, resulta imprescindible la implicación del entorno en las diversas terapias y acciones a seguir, además de la contención afectiva.
En algunos casos, se puede atemperar la ansiedad, la agresividad y la falta de concentración de los pacientes con algunos medicamentos, que tienen distinto grado de efectividad, según las personas que los reciban, que son los mismos que se utilizan para otros problemas de orden psicótico o del comportamiento.
Pero la novedad de los últimos tiempos es que se halla en plena etapa de investigación la posibilidad de desarrollar drogas específicas para mejorar la condición de las personas con X Frágil.
Las nuevas investigaciones

En un artículo aparecido el pasado 5 de enero en Science Translational Medicine, se da cuenta de un ensayo muy prometedor respecto de los X Frágil.
Hasta hace una década, pensar en revertir los efectos del retraso mental era utópico. Pero un estudio llevado a cabo en Suiza, patrocinado por un laboratorio medicinal y por Centre el Hospitalier Universitaire Vaudois, en Lausana, logró que sobre 30 pacientes con X Frágil, más de la mitad de ellos mejorara notablemente en diversos aspectos, que incluyen algunos relacionados con la estabilización de las conductas y la recuperación de otras habilidades, tales como la memoria y la concentración.
La investigación se basó en conseguir una droga bloqueante de un receptor metabotrópico de glutamato denominado mGluR5, que interviene en la síntesis de proteínas en las uniones de las células nerviosas, que se torna hiperactivo ante el X Frágil. Reduciendo su actividad se reportaron las mejorías señaladas.
De todas maneras, los propios investigadores advierten que la muestra es muy pequeña como para extrapolar los resultados al universo completo. Por ello, se halla en marcha un trabajo con un número mayor (160) de pacientes, a cargo del mismo equipo, liderado por el genetista Sébastien Jacquemont y el neurólogo Baltazar Gómez-Mancilla, que espera extender y mejorar los resultados a la brevedad, lo que en ciencia puede significar un período de meses o unos pocos años.
En la misma línea se está trabajando en los EE.UU., en la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory, en Atlanta, Georgia.
En agosto de 2010 dieron a conocer que una clase de drogas denominadas phosphoinositide-3 (PI3), inhibidoras de la quinasa pueden corregir defectos anatómicos de las neuronas afectadas por X Frágil. Ellas parecen tener la capacidad de restablecer no sólo la apariencia de las células cerebrales, sino que, al igual que en la investigación previamente citada, restablecen los niveles de producción de proteínas en las sinapsis, lo que mejora la interconectividad entre ellas.
Si bien en el artículo aparecido en Journal of Neuroscience se sugiere que estas drogas podrían ayudar a mejorar sustantivamente las funciones cognitivas y de aprendizaje en los portadores del síndrome, es necesario señalar que la investigación se halla todavía en la etapa de exploración de los efectos en animales.
Gary Basell, profesor de biología celular y neurología en la mencionada Escuela, director de la experiencia, afirma: “Se trata de un primer paso muy importante para establecer un nuevo tratamiento para el X Frágil que trata el defecto molecular subyacente y que puede aplicarse también a algunas formas de autismo”.
A su vez, Christina Gross, participante en el estudio y coautora de la comunicación, expresa que “Es un momento muy esperanzador en la investigación sobre X Frágil porque el progreso en las investigaciones ocurre a marcha rápida”.
Esta vía investigativa todavía tiene un largo recorrido por seguir, pero sus autores y quienes le dan el soporte económico y logístico (los Institutos Nacionales de Salud y la Fundación Nacional X Frágil de los EE.UU.), creen estar en el buen camino, no solamente en lo referido al síndrome, sino que algunas de las drogas de la familia PI3 podrían ser útiles en el tratamiento de otras enfermedades, como algunos tipos de cáncer.
Como final

Sólo mencionamos las últimas novedades respecto de la investigación para el tratamiento de X Frágil, pero existen muchas más, lo que alienta expectativas de que estas y otras dolencias que implican retraso mental puedan revertirse.
Hasta que alguna o algunas muestren su eficacia, el apoyo de la familia y los tratamientos actuales disponibles pueden hacer que la vida de estas personas sea realmente mejor.
Fuentes:
- http://psicoadolescencia.com.ar/docs/xfragil.pdf
- http://stm.sciencemag.org/
- http://www.elcisne.org/ampliada.php?id=127
- http://www.xfragil.org/
- http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/fragilexsyndrome.html
- http://www.nfxf.org/html/
- http://www.fragilex.org.au/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Acompañante Terapéutico o Asistente Domiciliario – Su cobertura legal

La pregunta frecuente que llega al área legal, es la siguiente:  ¿es posible la cobertura por parte de las obras sociales o prepagas de e...