jueves, 29 de septiembre de 2011

La dignidad de las personas con discapacidad intelectual

 Al ir profundizando mi actividad en el mundo de la discapacidad intelectual y específicamente en lo referente al síndrome de Down, he visto que estos niños, jóvenes y adultos se mueven en la sociedad con total libertad y alegría, sin darse cuenta que las personas comunes o típicas los miran como seres extraños y lo digo con conocimiento de causa al ver como se comporta la sociedad en los distintos ambientes donde uno se mueve y los comentarios que muchos hacen al verlos.
Las personas con discapacidad intelectual tiene la misma dignidad humana que el resto de la población, como lo detalla la promulgación de la Declaración Universal de Derechos Humanos  escrita por la Organización de Naciones Unidas el 10 de diciembre de 1948, donde dice, “ la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”, y en el articulo 1º se puede leer “ todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”.
Los seres humanos por el solo hecho de serlo poseen dignidad en si mismo y merecen igual reconocimiento, consideración y respeto que el resto de la población. No tiene que haber diferencias entre las personas con discapacidad y las personas comunes, debe haber lugares para aquellos que necesitan una atención especial y para aquellos que por sus características produzcan un gasto elevado a su familia o a la sociedad. También con aquellos que son considerados no útiles para la sociedad.
Años atrás se decía, “pobre lo que le toco” o “es retardado mental” o “quien se ocupara de él o ella” o “es una carga”, etc., ya por suerte no se esta hablando así o a lo sumo mucho menos que antes, ¿porque?, porque la sociedad se esta dando cuenta que son personas como cualquier otra, son personas dignas de ser personas.
Habitualmente se los mira como deficientes, como… pobre! , o no son mirados o nos cambiamos de lugar o los separamos a nuestros hijos, será porque es contagioso? o será que no los reconocemos como personas? o será que les tenemos miedo?
Las personas con discapacidad intelectual, como ya dijimos, son tan personas como cualquiera, si por supuesto con limitaciones que varían de una persona a otra, con capacidades diferentes, con dignidad propia, con características propias e irrepetibles.
Hoy gracias al avance de las ciencias médicas, que han permitido una sobrevida de 50 a 60 años con calidad en el cuidado de salud, con un trabajo maravillo que realizan aquellas personas que trabajan en áreas de estimulación temprana, fonoaudiología, kinesiología, terapistas ocupacionales, psicólogos, psicopedagogos, las maestras integradoras, los programas de integración laboral, han permitido que las personas con discapacidad intelectual adquieran una autonomía con calidad, no pensada por muchos y aun más, no creída.
Entonces me pregunto quien se debe integrar ¿ellos a la sociedad o la sociedad a ellos?, como persona de este mundo que no tengo ningún familiar con algún tipo de discapacidad intelectual veo que la sociedad común debe integrarse a ellos, como?
* Respetándolos como personas
* Sin lástima
* Educándolos con firmeza y ternura
* Riendo con ellos
* Compartiendo todo tipo de actividad con ellos
*
Devolviéndoles la dignidad como
Por . Eduardo Moreno Vivot 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Acompañante Terapéutico o Asistente Domiciliario – Su cobertura legal

La pregunta frecuente que llega al área legal, es la siguiente:  ¿es posible la cobertura por parte de las obras sociales o prepagas de e...