viernes, 4 de noviembre de 2011

Es ciego y no le permitieron subir al colectivo con su perro guia


Descripción de la imagen : Maximiliano y Bandit
Maximiliano Marc es no vidente, tiene 40 años y transita por la calle junto a Bandit, un labrador negro, su lazarillo. El hombre denunció ante la policía y la Municipalidad haber sido...
Maximiliano Marc es no vidente, tiene 40 años y transita por la calle junto a Bandit, un labrador negro, su lazarillo. El hombre denunció ante la policía y la Municipalidad haber sido discriminado por un chofer de la línea 121 de la empresa Semtur, que no sólo no le permitió subir al colectivo con el perro, sino que además dejó asentado que lo hizo "de manera desmedida y con insultos".
El chofer ignoró completamente la ordenanza aprobada en 2008 que habilita a las personas que utilizan lazarillos a estar en cualquier espacio público o privado, e incluso medios de transporte. De hecho, en esa materia Maximiliano es un especialista que lleva tiempo dando batalla para lograr la ley nacional de perros-guía.
"Fui a la comisaría 3ª, a Servicios Públicos de la Municipalidad y a la Semtur a presentar la queja; pero hasta hoy sigo esperando un pedido de disculpa por parte de la empresa", dijo ayer a LaCapital.
Campaña. Bandit no es un perro labrador más. Su dueño lo considera su rueda de auxilio y forman un equipo. En Rosario hay sólo otros dos animales similares y la pelea de Maxi es por la aprobación de la ley nacional del perro guía, para lograr la accesibilidad a todo medio de transporte y a todo espacio público.
Para ello abrió a principios de octubre un grupo en Facebook donde ya logró sumar alrededor de 600 adhesiones. "No se le pide al Estado ni dinero, ni terrenos, sino que los usuarios de perros guías tengamos accesibilidad universal a todos lados. Es un derecho con el que conseguiremos que más personas se animen a tener un perro guía y podamos instalar una escuela de perros guías en el país", explicó.
Una retinitis pigmentaria le fue cercenando la visión desde su adolescencia, a lo que se le sumó una hipoacusia en el oído derecho. Así y todo, pudo cursar desde su educación inicial hasta el secundario en el Normal Nº3, estudiar un par de años de Medicina, dedicarse luego al turismo y, cuando la ceguera le puso límites, optó por cursar psicología, carrera de la que sólo le faltan las residencias.
"Ya en 2000 o 2001 el resto visual que tenía no me alcanzaba para nada. Asumí que debía usar bastón, algo que me estresaba bastante. La historia empezó a cambiar cuando conocí a Ana Bravo, que es la precursora de los perros guías en la Argentina", contó.
Para Maxi, conseguir a Bandit no fue soplar y hacer botellas. "Imaginate que en todo el país somos 25 usuarios de perros y en Rosario tres", dijo.
"No me toque, estoy trabajando", se lee en el cartel pegado en el arnés de Bandit. "La gente ve al perro y lo primero que te dice es «¡Ay, qué lindo!, ¿lo puedo tocar?». El tema es no distraerlo. El sabe que cuando está con el arnés está trabajando y la responsabilidad de que no me pase nada a mí es de él", relató.
Normativa. "En 2008 se logró sancionar la ordenanza 8.280 que nos acredita a las personas usuarias de perro guía a estar en cualquier espacio público-privado y en cualquier medio de transporte. En septiembre pasado, la provincia se empezó a interesar en el tema", contó entusiasmado. Es que en la provincia hay un decreto de 2009 que habla de la inclusión de las personas ciegas con perros guías en las líneas interurbanas dentro de la provincia, pero Maxi busca lograr un ley para toda Santa Fe.
También contó que a nivel nacional "hay tres proyectos presentados, pero quedan cajoneados; apuntó que "el último es de 2001 y se pudo resucitar en 2008 con la aparición de (el bailarín español no vidente) Serafín Zubiri en el programa de Marcelo Tinelli, pero volvió a cajonearse".
Ciudades como Buenos Aires, Córdoba y Neuquén tienen en vigencia la ley que Maxi pretende que se implemente a nivel nacional. En Mar del Plata, Junín y El Bolsón, en tanto, existen ordenanzas similares a la que rige en Rosario.
Sin embargo, los hechos como el que denunció días atrás son parte de su cotidianidad. "Pasa lo mismo con algunos taxistas. Algunos no entienden que sos ciego y ven al perro como un estorbo o como un peligro. El está entrenado para no molestar, se mete debajo del asiento. Lo mismo pasa en un restaurante, el se acuesta debajo de la mesa", explicó.
Maximiliano se mueve al ritmo que le marca Bandit. Dice que quiere sumar gente y sacudir un poco la modorra política. Por ello dicta charlas y "milita". En este mundo de perros, uno sólo de ellos es clave para una persona que perdió la vista porque permite recuperar la independencia. Nada más ni nada menos.
Una amistad que nació a prueba de frío y riesgos
Conseguir a Bandit no fue nada sencillo. Maximiliano Marc debió viajar a una escuela especializada ubicada en Rochester, Michigan (EEUU) luego de llenar una serie de formularios, conseguir un certificado de su ceguera y probar que era autónomo e independiente, mayor de 18 años y tener una excelente orientación y movilidad con bastón, entre otros requisitos.
   “También tenés que mandar un video donde mostrás tu casa y cómo te movés dentro de ella y en la calle. Logré juntar el dinero del pasaje y durante un mes me instalé en una escuela que se llama «Lider dogs from the blind (perros líderes para ciegos)». Debo aclarar que el costo del perro es cero, al igual que el alojamiento, el entrenamiento y la comida. Fuimos en pleno invierno de allá y entrenábamos con 20 grados bajo 0 casi todos los días”, cuenta Maxi.
    Bandit tenía 15 meses cuando llegó a manos de Maxi, quien no lo aceptaba. “El arranque fue casi accidentado. Empecé a caminar con Bandit y en lugar de irme hacia un puente me fui a una especie de barranca de un metro y medio de altura. El perro se me cruzó adelante y me protegió. Me emocionó. Volvimos al país ya como equipo”, asegura emocionado. Pero rápidamente se ríe de su perro: “El trabaja todos los días”, dice mientras Bandit le festeja la carcajada moviendo la cola.

fuente :Diario La Capital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alumnas con síndrome de Down se gradúan para enfrentar al mundo

Toda una fiesta se vivió con las emociones a flor de piel, con los mejores peinados y maquillaje posibles. Así se festejó la graduación ...