martes, 20 de diciembre de 2011

Escuelas ayudan a mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad

Descripcion de la imagen:jóvenes con discapacidad trabajando en un proyecto tecnológico
Un proyecto tecnológico y social, del que ya participaron más de 500 jóvenes de escuelas técnicas de todo el país, promueve la construcción de dispositivos destinados a personas con discapacidad, quienes los reciben gratuitamente
Se trata del "Programa Productivo Tecnológico y Social de producción de dispositivos de ayuda para las personas con discapacidad" que, hasta ahora, se desarrolla en 150 establecimientos.
El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) brinda asistencia tecnológica y confecciona los manuales para el diseño de los materiales, el cual es entregado a los colegios que, voluntariamente, quieran participar del proyecto.
En tanto, el Instituto Nacional de Educación Tecnológica del Ministerio de Educación, a través del programa Educación para el Trabajo y la Integración Social (PrETIS), se ocupa del apoyo pedagógico y de entregar los recursos para comprar materiales.
Por su parte, la Comisión Nacional Asesora para la Integración de Personas Discapacitadas (CONADIS) orienta sobre la temática.
"Es un buen trabajo de articulación interinstitucional", dijo Carlos Caputo, coordinador de PrETIS, ya que, desde este año, "lo tomó el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de la Presidencia de la Nación y se convirtió en una política pública".
Docentes y estudiantes de Córdoba, Chaco y Buenos Aires contaron cómo fue el proceso de aprendizaje que incluyó capacitación profesional, pero sobre todo, acercarse a una realidad que casi todos desconocían.
"A partir de esta experiencia los chicos ven la vida de otra manera", aporta Julio César Del Pino, supervisor de escuelas técnicas de la capital cordobesa, quien tuvo a cargo el proyecto mientras dirigió el Instituto de Educación Técnica 70 de esa ciudad. Sillas de ruedas, posturales, bastones, andadores, muletas, barrales son algunos de los dispositivos que se fabrican en 150 escuelas técnicas del país.
Todos los involucrados concuerdan en la emoción que les genera hablar con niños en hospitales, con sus padres, con adultos mayores a quienes se acercan para definir el elemento que necesitan para mejorar su movilidad.
"Los chicos se dan cuenta de que, en una escuela técnica, no se trata sólo de doblar caños, sino que sirve concretamente para mejorar la vida de otras personas y la de ellos también", comparte Pablo Castilla, vicedirector de la Escuela Técnica 1 de Carlos Casares, provincia de Buenos Aires.
El profesor recuerda con entusiasmo un viaje que realizaron con los alumnos a Formosa para entregar sillas de ruedas y otros materiales.
"Llegamos con una silla para un nene, lo sacamos de la que estaba usando, los chicos lo levantaron y lo pusieron en la que ellos le construyeron...eso es impagable", cuenta.
Cada dispositivo producido por las escuelas es entregado gratuitamente a las personas que los necesitan, las que son identificadas gracias al contacto que realizan con hospitales, organizaciones sociales, escuelas especiales y centros de jubilados.
En cuanto a la modalidad, cada establecimiento elige cómo instalar el proyecto. Algunas tienen un taller específico y otras lo realizan transversalmente.
Durante el año, quienes participan de este proyecto se reúnen para intercambiar experiencias y se mantienen en contacto gracias al portal curriform.me.gov.ar/pretis, espacio a través del cual también pueden inscribirse escuelas que quieran sumarse al proyecto.
Fuente: Telám

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estrés postraumático en personas con autismo: cuando los recuerdos duelen.

Los recuerdos siguieron vivos y perturbadores en los sueños invasivos y con más frecuencia cuando estaba despierto. Verbalizaba sus tem...