lunes, 2 de abril de 2012

La Casa Rosada se ilumina de azul por el autismo


Descripción de la imagen: casa rosada iluminada de azul
Como la Torre Eiffel, el Times Square, el Empire States y la Torre Agbar, entre otros, el edificio argentino se suma al gesto global para difundir sobre ese transtorno
Este domingo la Casa Rosada se ilumina de azul, color que simboliza la campaña mundial para la concientización sobre el autismo. La disposición fue de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
En ese marco, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y el Ministro de Salud, Juan Manzur, recibieron en la Casa Rosada a miembros de TGD-Padres TEA, organización que nuclea a padres de niños con autismo.
Abal Medina y Manzur manifestaron al grupo de padres el apoyo de la mandataria y todo el gobierno nacional a la campaña para aumentar la conciencia pública sobre el autismo.
En la reunión que se realizó en el despacho de Abal Medina, los funcionarios se interiorizaron sobre diversos aspectos de las dificultades cotidianas que deben enfrentar los chicos con este tipo de trastorno.
Además, coordinaron cursos de acción para reforzar el trabajo conjunto en enfatizar la importancia de la capacitación de los equipos de salud y de la comunidad en relación a los síntomas para lograr el diagnóstico temprano de esta patología.
Con la iluminación de la Casa Rosada de color azul, la Argentina se sumará a este gesto global para difundir y concientizar sobre el autismo, que consiste en colocar luminarias sobre monumentos emblemáticos cívicos como la Torre Eiffel, el Times Square, el Empire States y la Torre Agbar, entre otros.
En el 2007 la ONU designó al 2 de abril como el Día Mundial de Concientización sobre el Autismo a partir de la resolución 62/139. En Argentina los actos se realizarán el 1 de abril

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuál es el raro trastorno genético que lleva a ser demasiado amigable con extraños

El síndrome de Williams se presenta en 1 de cada 10.000 nacimientos Al momento de abordar el síndrome de Williams  – la condici...