miércoles, 30 de mayo de 2012

El colombiano que quiere ser ejemplo mundial de los discapacitados


Descripción de la imagen:Nelson Cardona escalando montañas nevadas

Nelson Cardona, que conquistó el monte Everest, ahora va por la máxima cumbre en Norteamérica.

A paso firme, con una prótesis en lugar de su pierna derecha, Nelson Cardona va por la conquista del monte más alto de Norteamérica. Él, recordado por ser el primer discapacitado colombiano en conquistar la cumbre del Everest en el 2010, arranca este lunes la búsqueda de la cima del monte McKinley, en Alaska, de 6.194 metros de altura. Todo esto, como parte de su gran proyecto: conquistar los sitios más altos de cada continente en una condición especial.
El punto de giro de Cardona se remonta al 2 de marzo del 2006. Ese día, durante una práctica en el Nevado del Ruiz, cayó de 18 metros de altura a lo que parecía un infierno personal, pues el golpe le causó cinco fracturas maxilofaciales, una cefalocraneal, la pérdida de su dentadura, la ruptura de su pelvis en dos partes y el destrozo completo de su pierna derecha. Pero, de toda crisis nace una oportunidad.
"Hay que convertir una situación difícil en una herramienta para triunfar", dice orgulloso hoy Nelson que, luego de temer que su sueño de retar las alturas quedara desmoronado como su pierna, volvió en el 2008 a la escalada gracias a una prótesis en su pierna derecha. Tras eso, ya ha visto el mundo desde las cumbres del monte Aconcagua (Argentina, Suramérica), el Everest (Nepal, Asia) y el Kilimanjaro (Tanzania, África). Ahora busca la cima del McKinley (Estados Unidos, América del Norte), el cuarto en el proyecto de Expediciones Epopeya Sin Límite, 7 cumbres. Aparte de los mencionados, en la lista están el Pirámide de Carstensz (Oceanía), el Elbrus (Rusia, Europa) y el Vinson (Antártida). Su idea es haberlos escalado todos a mediados del 2013.
"Este es un llamado al mundo para mostrarle hasta donde vamos a llegar con una sola pierna", asegura animado Nelson, que a sus 50 años todavía sueña como niño, pues no se detuvo luego de conquistar el monte Everest, el más alto del mundo. "Esa no fue la cima de un proyecto sino un medio para llegar a otras cumbres más grandes", advierte el escalador. Aunque pudo frenar luego de eso, hace tres años, él tiene claro que la máxima cima no es techo para sus propias metas.
"Estoy escalando un Everest personal", explica el hombre que aspira haber llegado a la cima del Monte McKinley el próximo 15 de junio, en lo que apenas es una estación en su gran reto: ser referente mundial de lo que una persona con discapacidad puede lograr
Fuente: El tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Semillero tecno: un equipo de la UTN desarrolló una app para chicos con autismo

Permite que los niños que padecen este trastorno usen la tecnología para comunicarse, interactuar o ver contenidos Un grupo de estudi...