martes, 22 de mayo de 2012

Un curso para repensar la discapacidad

Tendrá lugar en la Facultad de Derecho de la UNL, dirigido por la Dra. Sara Cadoche. Se enmarca en el paradigma del modelo social, que se basa en la premisa de que la discapacidad es una construcción social.
partir del 8 de junio se desarrollará en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNL un curso de Especialización en Discapacidad, destinado a abogados, licenciados en Ciencias Sociales, profesionales del Arte de Curar (médicos, kinesiólogos, fisiatras, fonoaudiólogos, terapistas ocupacionales); contadores, psicólogos y psicopedagogos; asistentes sociales, obras sociales, dirigentes de asociaciones civiles, docentes, y en especial todos aquellos funcionarios que trabajen en el desarrollo de políticas públicas relacionadas a la temática.
El curso parte de la premisa del modelo social de la discapacidad, un concepto que resulta de un proceso de acciones que desde el campo de la práctica política y desde la academia concluyen en que la “discapacidad” es una construcción social. El encuentro pretende cumplir con el exordio formulado por todos los organismos nacionales e internacionales que se ocupan del tema, así como por los gobiernos nacional y provinciales en cuanto ha suscripto tratados internacionales y leyes internas tendientes a lograr la inclusión social de todas las personas, sin distinciones ni discriminaciones.
Desigualdades
La idea base es que la discapacidad, como fenómeno social, se define de acuerdo con las circunstancias sociales existentes en un momento determinado, en una cultura determinada y en un territorio determinado. “Poniendo énfasis en estos conceptos, de los cuales modernamente resulta que la discapacidad es una construcción cultural y social, es que nos hemos propuesto difundir los derechos de este colectivo social.
La legislación en esta materia y en los últimos años, se proyecta en forma transversal en todo el derecho. Son ejemplos de ello la nueva Ley de Salud Mental que reforma en Código Civil, sobre todo en lo referente al tema de la capacidad, como asimismo la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con discapacidad que trae aparejado un cambio de paradigma, tan esperado en estos temas pero aún desconocidos, tanto por las personas con discapacidades y sus familias como por los profesionales que tratan con ellos desde las distintas disciplinas”, consignaron los organizadores.
Y se remitieron a los conceptos que preceden al Informe Mundial sobre la Discapacidad (2011) que fue elaborado por la Organización Mundial de la Salud y el Grupo del Banco Mundial: “Más de mil millones de personas viven en todo el mundo con alguna forma de discapacidad; de ellas, casi 200 millones experimentan dificultades considerables en su funcionamiento. En los años futuros, la discapacidad será un motivo de preocupación aún mayor, pues su prevalencia está aumentando. Ello se debe a que la población está envejeciendo y el riesgo de discapacidad es superior entre los adultos mayores, y también al aumento mundial de enfermedades crónicas...”.
“En todo el mundo, las personas con discapacidad tienen peores resultados sanitarios, peores resultados académicos, una menor participación económica y unas tasas de pobreza más altas que las personas sin discapacidad. En parte, ello es consecuencia de los obstáculos que entorpecen el acceso de las personas con discapacidad a servicios que muchos de nosotros consideramos obvios, en particular la salud, la educación, el empleo, el transporte, o la información”.
“El Informe mundial sobre la discapacidad propone medidas para todas las partes interesadas incluidos los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y las organizaciones de personas con discapacidad para crear entornos favorables, promover la rehabilitación y los servicios de apoyo, asegurar una adecuada protección social, crear políticas y programas inclusivos, y aplicar normas y legislaciones, nuevas o existentes, en beneficio de las personas con discapacidad y la comunidad en general. Las personas con discapacidad deberán ocupar un lugar central en esos esfuerzos”.
“La visión que nos impulsa es la de un mundo inclusivo en el que todos podamos vivir una vida de salud, comodidad y dignidad”.
Modalidad
Se propone un Curso-Taller que tendrá un carácter presencial, estructurado en encuentros quincenales de cinco horas, durante los días viernes de por medio de cada mes, de 15 a 20. La duración será de cuatro meses. El equipo docente está formado por la Dra. Sara Cadoche (directora), los Dres. Claudio González Viescas y Noemí Schvartz (coordinadores) y profesores invitados.
Además se llevará a cabo una jornada final sobre “Discapacidad, familia y sociedad”, con la participación de todos los cursantes, docentes e invitados especiales.
Fuente:El litoral

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estrés postraumático en personas con autismo: cuando los recuerdos duelen.

Los recuerdos siguieron vivos y perturbadores en los sueños invasivos y con más frecuencia cuando estaba despierto. Verbalizaba sus tem...