jueves, 28 de junio de 2012

Aumenta en la ciudad la demanda de acompañantes terapéuticos


Descripción de la imagen:manos tomándose
Crece en la ciudad la demanda de acompañantes terapéuticos por parte de los equipos médicos debido a su demostrada efectividad. Sin embargo, no siempre son valorados como quisieran. Las materias pendientes para obtener un mayor reconocimiento, según profesionales consultados por este diario, son que consideren más su trabajo las obras sociales, la creación de una carrera universitaria, un marco legal y un seguro para riesgos de trabajo.

   “Hay más reconocimiento de nuestro trabajo. Somos más solicitados. Reflejo de eso es el crecimiento de los cursos de formación sobre la especialidad. Aunque a veces se nos confunde con el ciudador, quien sólo acompaña mientras que nosotros trabajamos para generar un cambio y una mejora en la terapia”, aclaró el acompañante terapéutico y profesor de educación especial, Sergio Pasquet.

   Pasquet, integrante de la Dirección Municipal para la Inclusión de Personas con Discapacidad, considera que hace falta unificar los cursos que hay en la ciudad de una manera más orgánica, a través de la creación de una carrera universitaria con reconocimiento ministerial. Otro tema pendiente, agregó, es el tratamiento del proyecto de ley nacional acerca de la inclusión del acompañante terapéutico en el sistema de salud.

   Para la acompañante terapéutica Eva Cipollone, que trabaja de esto hace once años, se los reconoce más pero no tanto como quisieran. “Estamos permanentemente cuerpo a cuerpo con la persona, le prestamos su voluntad y la impulsamos a realizar las actividades que desea realizar. Trabajamos con un equipo interdisciplinario de profesionales, con los que nos reunimos semanalmente o cada quince días. Muchas veces aportamos datos valiosos al observar al paciente en su cotidianeidad”.

   “Los psiquiatras, neurólogos y psicólogos nos derivan más pacientes que antes. Creo que esto tiene que ver con que se ha demostrado que facilitamos la tarea”, dijo Cipollone, quien también es psicopedagoga y delegada de la Asociación de Acompañantes Terapéuticos Argentina, filial Rosario.

   Por otro lado, según lo relatado por la profesional, a veces se encuentran expuestos a riesgos mientras realizan sus tareas y no cuentan con seguros que los amparen. Y, al igual que Pasquet, considera que lo ideal sería la creación de una carrera, pero antes de eso, desde la asociación y la Facultad de Medicina de la UNR —donde se dicta un curso sobre la disciplina— quieren conseguir la tecnicatura. “La paga por nuestro trabajo es baja en proporción a la labor que realizamos y son pocas las obras sociales que reconocen nuestra tarea”, agregó.
¿Cuál es su tarea? Por lo general los acompañantes terapéuticos reciben pacientes derivados de psiquiatras, neurólogos y psicólogos. Atienden en el ámbito de lo cotidiano a discapacitados, pacientes con problemas neurológicos, depresión, autismo, anorexia y adictos, entre otros. Trabajan junto a un equipo interdisciplinario y se ocupan de sostener la terapia indicada a la persona por fuera del consultorio, ya sea en la calle, la casa o en el hospital.

   Son más que un ciudador porque cuentan con una formación específica que los habilita para intervenir en el tratamiento del paciente.

Entre otras tareas, pueden enseñar a un chico o joven discapacitado a manejarse en la ciudad; ayudar a un paciente psiquiátrico a cumplir con la terapia medicamentosa, trabajar para que un paciente con depresión salga de la casa y acompañarlo al supermercado o a realizar un trámite y hasta indicar ejercicios de respiración cuando un paciente sufre ataques de pánico.

   Están para asistir en la crisis e intentar prevenirla. Además, cumplen un importante rol en cuanto a la reinserción social, escolar y familiar de las personas.

Una labor comprometida, muchas veces riesgosa, necesaria en los equipos de salud, que lucha por ganar más aceptación.

La asociación. Quienes requieran más información sobre el tema pueden contactarse con la Asociación de Acompañantes Terapéuticos de Argentina, filial Rosario, a través del e-mail evacillo02@hotmail.com o el teléfono 156-152698.

Se ocupa de fomentar y coordinar actividades científicas con el asesoramiento de la psicoanalista Esther Tocalli.

También realizan presentaciones de casos una vez por mes para los afiliados.
Otra de las funciones de la agrupación, cuya filial rosarina fue creada en el año 2005 y presidida por Cipollone, es ofrecer a la comunidad el servicio de acompañantes terapéuticos y cursos de interés sobre la temática.
Fuente:Diario la capital

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Terapia de integración sensorial: Lo que necesita saber

Nota de  Amanda Morin ( haciendo doble click en los textos azules se dirige a otra pagina donde se explica detalladamente cada tema) ...