martes, 3 de diciembre de 2013

Dia internacional de las personas con discapacidad

Es importante saber que alrededor de un 15% de la población mundial, o mil millones de personas, viven con algún tipo de discapacidad. Este día fue proclamado como culminación del Decenio de las Naciones Unidas para las Personas Impedidas (1983-1992), cuyo propósito fuera cumplir con el Programa de Acción Mundial para las Personas con Discapacidad, el que fuera aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 3 de diciembre de 1982.
Este día es una fecha adoptada por el movimiento asociativo de las personas con discapacidad y de sus familiares en todo el mundo para reivindicar derechos, calidad de vida y condiciones de desarrollo social, respetando su dignidad. El origen de esta fecha nos remonta a la Resolución 47/3 de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, la que se adoptara el 14 de octubre de 1992, por la cual se arenga con el propósito expreso que en este día se celebren reuniones de diversa índole para llamar la atención e invitar a la sociedad en su conjunto a la toma de conciencia acerca de la situación de las personas con discapacidad, en relación con su calidad de vida, la salud, la educación, el trabajo, la recreación, el deporte, el disfrute del tiempo libre y en general con el ejercicio de los derechos sociales, económicos, civiles, políticos y culturales. Su divulgación nace como consecuencia de la finalización del Decenio de las Naciones Unidas para las Personas con Discapacidad, cuyo objetivo fuera cumplir con el Programa de Acción Mundial para las Personas con Discapacidad, el que fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la Resolución 37/52, el 3 de diciembre de 1982. Es por ello, que a fin de celebrar cada año esta fecha se designa el 3 de diciembre como el "Día Internacional de las Personas con Discapacidad", ello por acuerdo de los representantes de los gobiernos del mundo. A partir de 1993 comenzó a conmemorarse esta fecha por las distintas naciones, honrando de ese modo, el compromiso asumido en aquella Asamblea General. Con la participación, desde hace algunos años, de las organizaciones sociales de las personas con discapacidad y de sus familiares así como de representantes gubernamentales y de las comisiones nacionales de atención a la discapacidad, en algunos países, se celebran charlas, reuniones, foros, marchas, desfiles y diversas actividades conmemorativas, en tanto que en otros, ni siquiera los gobiernos ni tampoco las organizaciones se ocupan de ejecutar ninguna clase de acción que visibilice al colectivo y sus necesidades.
¿Cuál es el objetivo de su institución? Ni más ni menos que fomentar su inclusión en las sociedades, promoviendo de esa manera la igualdad de oportunidades.
Debo resaltar dentro de las diversas fechas consagradas por las Naciones Unidas como días internacionales o mundiales, dos muy importantes dentro de este mes de diciembre. Por un lado, el 3 de diciembre como Día Internacional de las Personas con Discapacidad, y por el otro el 10, Día Internacional de los Derechos Humanos. No se trata de hacer de estos días una mera fecha de celebración, sino contrariamente adoptarlos como oportunidad para instalar en nuestras mentes y corazones las realidades de aquellos seres humanos que poseen mayores problemas, demandas o situaciones difíciles para hacer más humano el mundo que nos circunda.
Es bien cierto que en general la realidad es mucho más cruel. La discapacidad auditiva que impide escuchar a quienes no tienen voz y claman por justicia. La incapacidad visual que dificulta percibir la explotación y violencia de todo tipo que se advierte en cada momento. 
La insensibilidad generalizada que surge ante la opresión y el sometimiento. Y por último, la parálisis que lleva a no generar movimientos anarquistas contra la dominación hegemónica social, cultural y económica. Desde mi humilde opinión, estas son las más atroces incapacidades de los seres humanos. Y de ellas prácticamente no se habla, se habla poco, ni pública ni privadamente, menos aún nos ocupamos, quizá porque también nosotros formemos parte de aquel grupo al que llamamos "incapacitados sociales". Es por ello, que soy absolutamente consciente que sin conducta educativa direccionada e intencionada, jamás superaremos estas incapacidades.
Muy relacionado con este 3 de diciembre, se encuentra el Día Internacional de los Derechos Humanos, que hoy parece ser un tema que está de moda. Todos hablan y denuncian la necesidad de respetarlos, pero en los momentos que se necesitan anunciar su plena vigencia y ejercicio, la tendencia política concreta los transforma ya no en derechos, sino en "oportunidades" que los gobiernos o los buenos "magnates económicos" suelen ofrecer para el resto de la población, tales como la vivienda, la salud, la libertad, la educación, la paz, la seguridad social, el trabajo, etc.
Estas fechas ofrecen un desafío y sirven para denunciar y rebelarse ante la actuación tímida de esta sociedad en la que nos hemos convertido. Esto es, una sociedad que vive en la inmediatez del "día a día" en una competencia acelerada que nos hace ignorar y carecer de tiempo para tomar en cuenta al "otro", al "prójimo" que es mas que un "próximo". 
Es por todo ello, que este mes y los siguientes, anhelo que sean propicios para que todos podamos superar nuestras incapacidades sociales, luchemos por hacer tangible el respeto de los derechos humanos y nos otorguen momentos de lucidez y entusiasmo para que la próxima navidad y la entrada de un nuevo año le den sentido a nuestro mundo. 
Finalmente, haciendo honor a la manda establecida en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, vengo formalmente a invitarlos a tomar conciencia de este cuantioso grupo etareo, 12,9% de la población. 
De allí la relevancia de este próximo 3 de diciembre, pues la meta debiera ser el fomento de la comprensión de los asuntos relativos a la discapacidad, movilizando de ese modo el apoyo a la dignidad, los derechos y el bienestar de las personas con discapacidades. Propongámonos incrementar la sensibilidad acerca de los beneficios que se derivan de la integración de las personas con discapacidad en cada uno de los aspectos de la vida política, social, económica y cultural. 
Con todo ello se pretende conseguir que éstas disfruten de los derechos humanos y participen en la sociedad de forma plena y efectiva, y siempre en condiciones de igualdad. Pues entonces a seguir insistiendo, a no bajar los brazos, porque "EL EJERCICIO DE LOS DERECHOS NO ES UN MERO PRIVILEGIO". Compartimos este día con el del médico, feliz día para todos ellos!
autora :Dra. Silvina Cotilonga


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nueva terapia para personas con movilidad reducida en las manos

Washington  - Un grupo de científicos de la  U niversidad de Tel-Aviv , en Israel, descubrieron una terapia con gafas de realidad vi...