viernes, 21 de febrero de 2014

Juez revocó condición de “incapaz” de un joven con Síndrome de Down


En un ejemplar fallo, el Juez Civil de Jesús María, Dr José Sartori, concedió la condición de "inhábil" a un joven con Síndrome de Down que hasta ese momento estaba declarado "incapaz" por la Justicia. Esto le cercenaba algunos derechos civiles fundamentales establecidos por la Constitución Nacional. 
Fue un pedido que realizó la familia del adolescente, que tiene 24 años. 
Ahora podrá disponer del dinero que gana con el fruto de su trabajo, pero con el asesoramiento de su curadora. 
El fallo sienta presedentes y deja la puerta abierta para que otros jóvenes en las mismas condiciones, luego de un análisis y evaluación puntillosos de cada caso particular, puedan acceder a este beneficio. 

JESÚS MARIA – El magistrado José Tartori titular del Juzgado Civil, Comercial, de Conciliación y Familia de esta ciudad emitió una singular resolución por la cual cambió la condición de supuesta “incapacidad” que caracterizaba hasta el momento a un joven de 24 años que padece el Síndrome de Down “con retraso mental leve a moderado”. 

Según informó  los familiares del muchacho se presentaron ante la Justicia de Jesús María y solicitaron al mencionado juez el cambio de curadora, dado que la madre que ejercía esa función, es de avanzada edad. En su lugar, se propuso a la hermana, que trabaja como Profesora de Educación Especial. 

 En ese marco, la abogada patrocinante del joven Graciela Ariza, solicitó que se modifique su condición de “incapaz”  y “se declare la inhabilitación del mismo en lugar de la incapacidad por insanía”.
La letrada apoyó sus argumentos presentando una serie de estudios médicos, neurológicos y psiquiátricos como fundamentos científicos que avalan la postura.. 
No conforme con estas pruebas, el juez Sartori decidió entrevistar al joven en cuestión para conocer en detalle como es su personalidad.
 A través del diálogo con el chico, el magistrado se enteró que éste participa activamente en el Taller Corazones Unidos, donde cobra un pequeño salario. Además integra un Grupo Scout realizando todas las actividades que le proponen. Por si esto fuera poco,  baila tango de manera excelente.. 
Teniendo en cuenta la realidad que observó, Sartori resolvió “hacer lugar a la demanda y declarar la inhabilitación judicial” del peticionante, designando a su hermana como curadora. 
En diálogo con El Despertador, Sartori aclaró que la nueva condición legal le permitirá al joven ejercer plenamente una serie de actos que con anterioridad le estaban prohibidos si no los hacía acompañado de su representantes legal.
“Hemos determinado que está en condiciones de dssarrollar algunas actividades plenas dentro de lo que es marco de su vida de relaciones e intercambios económicos a través de la utilización de los propios recursos en base a la actividad laboral que tiene”, aseguró el magistrado en su resolución.
Esta resolución va en la misma dirección de lo que plantea el proyecto de modificación del Código Civil que analiza el Congreso Nacional.  Este establece la revisión interanual de la condición civil de cada persona. 
Mientras hace 20 o 30 años era impensando que las personas con Síndrome de Down ocuparan puestos laborales, en la actualidad es algo común, si existen ámbitos familiares que contienen y profesionales e instituciones que ayudan a desarrollar la personalidad en cada caso para desempeñarse en sus trabajos de manera normal.
En la resolución Sartori consideró que “en la esfera personal el chico requerirá de la intervención del curador en cuanto al manejo de medicamentos pero en lo que se refiere a su patrimonio y economía podrá conservar la iniciativa propia ayudado por el administrador. Podrá controlar y fiscalizar sus gastos sin perjuicio de que se le asigne una suma periódica para su consumo en necesidades cotidianas de la vida.
La noticia publicada por el diario El Despertador generó una gran repercusión en Jesús María y su región de influencia.
Constituye sin dudas un caso testigo de gran trascendencia que pone un manto de justicia en la realidad jurídica que caracterizaba la vida de este muchacho que ahora podrá desenvolverse en la sociedad con mayor libertad.

1 comentario:

No quiso pasar la cuota alimentaria de su hijo discapacitado y ahora deberá pagarle a la madre $ 160.000

La justicia de Necochea entendió que fue un caso de violencia de género Una mujer deberá cobrar $160.000 luego de que el hombre con e...