domingo, 8 de febrero de 2015

Mi hermano tiene Síndrome de Down


Los niños tienen una capacidad asombrosa para detectar grandes verdades y expresarlas con una claridad aplastante. A veces nos complicamos tratando de analizar en profundidad y a través de reflexiones elevadas, complicadas, los problemas de hoy en día. Y no se trata de que éstas no sean, efectivamente, cuestiones delicadas e importante. En este vídeo, la pequeñaAce habla de su hermano Archie, un niño con Síndrome de Down, y su mejor compañero de juegos. “Nos encanta hacerlo todo juntos (…) ¡Claro que a veces él me molesta, porque… no entiende lo que le estoy diciendo!”.
Archie nació en Bulgaria y fue adoptado por los padres de la pequeña Ace. Tal y como ella misma cuenta “cuando su primera mamá, Samy, dio a luz, dijo que tenía Síndrome de Down y no podía cuidarlo”. Decidieron darle un hogar.
Ace, con una sinceridad rotunda, dice que “hay personas que nos ven diferentes a mi hermano y a mí, pero yo creo que no”. ¡Transmite tanta seguridad! ¿No será que la discapacidad, más que una diferencia, es otra de tantas cualidades que hacen a cada niño único e irremplazable? Quizá, sencillamente, deberíamos tratar de observar a nuestro alrededor y sacar las conclusiones que incluso un niño puede discurrir con una lógica tan arrolladora.
Los niños tienen una capacidad asombrosa para detectar grandes verdades y expresarlas con una claridad aplastante. A veces nos complicamos tratando de analizar en profundidad y a través de reflexiones elevadas, complicadas, los problemas de hoy en día. Y no se trata de que éstas no sean, efectivamente, cuestiones delicadas e importante. En este vídeo, la pequeñaAce habla de su hermano Archie, un niño con Síndrome de Down, y su mejor compañero de juegos. “Nos encanta hacerlo todo juntos (…) ¡Claro que a veces él me molesta, porque… no entiende lo que le estoy diciendo!”.
Archie nació en Bulgaria y fue adoptado por los padres de la pequeña Ace. Tal y como ella misma cuenta “cuando su primera mamá, Samy, dio a luz, dijo que tenía Síndrome de Down y no podía cuidarlo”. Decidieron darle un hogar.
Ace, con una sinceridad rotunda, dice que “hay personas que nos ven diferentes a mi hermano y a mí, pero yo creo que no”. ¡Transmite tanta seguridad! ¿No será que la discapacidad, más que una diferencia, es otra de tantas cualidades que hacen a cada niño único e irremplazable? Quizá, sencillamente, deberíamos tratar de observar a nuestro alrededor y sacar las conclusiones que incluso un niño puede discurrir con una lógica tan arrolladora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una historia de perseverancia: cómo Isabelle se convirtió en campeona en trampolines sin sus extremidades

La galesa Isabelle Weall, de 14 años, se consagró campeona nacional en trampolín y, a través de las redes sociales, se convirtió en una...