viernes, 22 de mayo de 2015

Unas olimpiadas sumamente especiales



Los Special Olympics surgieron a partir de un movimiento para dignificar a personas con discapacidades intelectuales.
Las Olimpiadas Especiales y sus diversos eventos y programas han impactado a sobre cuatro millones de atletas con diversas discapacidades intelectuales desde su fundación en el 1962 bajo el auspicio y tutelaje de Eunice Kennedy Shriver.
Ahora los atletas se preparan para el evento cumbre del ciclo, las Olimpiadas Especiales Mundiales de verano, que se celebrarán del 25 de julio al 2 de agosto en la ciudad de Los Ángeles, California, competencia en la que Puerto Rico estará dignamente representado mediante una delegación de 78 personas, incluyendo 57 atletas.
Shriver, quizás, nunca pensó que su afán en mejorar el trato, respeto y percepción de la población general hacia las personas con condiciones tales  como autismo y síndrome down, entre otros síndromes, formaría daría forma a un abarcador programa deportivo que, además, incluye múltiples programas para mejorar la salud y bienestar social y emocional de los participantes.
Kennedy Shriver, hermana del ex presidente John F. Kennedy y los ex senadores Robert F. Kennedy y Edward “Ted” Kennedy, asumió el control de la Fundación Joseph P. Kennedy Jr. (entidad dedicada a ayudar en la investigación de las causas de discapacidades intelectuales) en el 1957, y para el 1960 convenció a su hermano John, recién electo como presidente de los Estados Unidos, para que su administración adoptara la investigación de la discapacidad intelectual como una prioridad del Estado.
El nuevo presidente acogió la recomendación de su hermana, pero Kennedy Shriver no dejó las cosas ahí; para el 1962, frustrada por la marginalización de los niños con discapacidades intelectuales, estableció un campamento de verano en el patio de su residencia en Washington, D.C., una iniciativa que fue todo un éxito y la que repitió por los próximos cuatro años.
Con la ayuda de su hermano, Kennedy Shriver estableció instituciones dedicadas al estudio de las distintas condiciones. Sus campamentos adquirieron auge, lo que resultó en una expansión masiva a muchos otros estados de la nación. Sobre 7,000 niñas y niños con síndromes disfrutan de las actividades y deportes ofrecidos en los campamentos.
Nacen las Olimpiadas Especiales
Las iniciativas de Kennedy Shriver finalmente alcanzaron su punto de ebullición en el 1968; la también esposa de Sargent Shriver organizó los primeros Juegos Internacionales para personas con discapacidades intelectuales el 20 de julio en el ahora legendario Soldier Field en Chicago, Illinois, actual hogar de los Bears de Chicago en la NFL.
El evento se completó ese mismo día, y sobre 1,500 atletas de 26 estados y Canadá participaron en competencias de pista y campo, natación y otros eventos. El torneo fue todo un éxito, y al mes siguiente se incorporó oficialmente la entidad de las Olimpiadas Especiales. En el 1971 el Comité Olímpico Internacional (COI) le otorgó el permiso a la organización para utilizar la palabra “Olimpiadas”, y para el 1977 se organizó y celebró la primera edición de las Olimpiadas Especiales de invierno en Steamboat Springs, Colorado.
Mediante la participación en los eventos deportivos, los directivos de las Olimpiadas Especiales y los entrenadores notaron que muchas personas con discapacidades intelectuales padecían de otras condiciones físicas que, en muchas ocasiones, no eran captadas ni tratadas por los doctores. Por tal razón nació el programa Healthy Athletes que organiza clínicas de salud gratuitas para ayudar a todos los atletas.
Desde su fundación a hoy, sobre cuatro millones de atletas han participado en los eventos de las Olimpiadas Especiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una historia de perseverancia: cómo Isabelle se convirtió en campeona en trampolines sin sus extremidades

La galesa Isabelle Weall, de 14 años, se consagró campeona nacional en trampolín y, a través de las redes sociales, se convirtió en una...