sábado, 12 de septiembre de 2015

Una técnica psicodiagnóstica para aprender a comprenderse


Ampliando la mirada' surge como una nueva alternativa psicodiagnóstica a través de imágenes, que puede ser adaptada por el profesional (psicólogos, psiquiatras, psicopedagogos con orientación clínica) a cada paciente -ya sea que éste presente o no algún tipo de discapacidad-, con la finalidad de que la persona pueda revalorizar sus vivencias y redescubrir sus propias capacidades, para alcanzar un mayor despliegue y mejorar su calidad de vida. La Lic. María Ester Etchebarne, autora de la técnica, explica en qué consiste esta nueva alternativa psicodiagnóstica.

 ¿Cómo surgió Ampliando la mirada?
ME: Surgió a partir de diferentes motivaciones vinculadas a mi trabajo como psicóloga. En lo personal, Ampliando la mirada responde a mi búsqueda de ser cada día más humana, en base a las experiencias vividas. En lo profesional, diversos disparadores me impulsaron. Además de dedicarme a la psicología clínica, durante 21 años trabajé en el área de estimulación temprana del Centro Privado Educativo Integral N° 18 “Santa Rita”, donde se presta asistencia a niños con algún tipo de síndrome, prematurez, parálisis cerebral, etc. Entre otras, asumí la tarea de contener y asesorar a los familiares, especialmente a sus madres. Me encontré con que muchas de ellas no lograban salir de su dolor e impotencia, hasta el punto de no poder “ver” al resto de sus hijos. Mi labor consistió en reeducar la mirada sobre sí mismas, para conectarse consigo como mujeres y así, desplazarse de ese rol que habían asumido, casi con exclusividad, a partir de la llegada de ese hijo. Que pudieran encontrarse con sus motivaciones profundas, intereses, sueños, proyectos, que tal vez nunca antes pudieron llevar a cabo, como por ejemplo, terminar sus estudios secundarios o encarar cursos que les posibilitaran una salida laboral. En la medida en que estuvieran mejor ellas, mejor estarían sus hijos y la relación familiar. El vínculo cambia cuando es “de ser a ser”, desaparecen el miedo, la culpa, el juicio crítico y la relación se hace más sana.             
Mis años de estudio en diferentes corrientes psicológicas también fueron conduciéndome a crear la técnica. Ampliando la mirada se nutre de muchas de ellas, las cuales alimentan la visión del ser humano en la figura del paciente. Destaco la asistencia a los grupos de estudios sobre “La interpretación heideggeriana de la angustia”, y “Comprender y explicar en Karl Jaspers: ‘De la Psicopatología a la Filosofía’” conducidos por el Dr. en Psiquiatría, Profesor Raúl Ballbé, quién a su vez realizó estudios con Karl Jaspers, Henri Ey y Merleau Ponty, entre otros. Particularmente, me he interiorizado y utilizado en mi consultorio la terapia de “Sueño despierto” de Desoille. Además, los estudios del Dr. Mario Alonso Puig sobre el cerebro y la neurobiología significaron un valioso aporte para mi formación.
En 2012 asistí al 1er Encuentro de EMDR Internacional del Cono Sur, que se realizó en Buenos Aires. Lo que allí escuché de la Dra. Anabel González sobre su trabajo en pacientes con trastornos disociativos y de la Lic. Esly Carvalho sobre “Sanando la pandilla que vive adentro”, alentaron mi búsqueda. La idea fue tomando forma hasta que, como un "flash", vi claro cómo implementar esta técnica mediante la utilización de imágenes. Viviana Curcho, profesora de Estimulación Temprana con quien compartí este proyecto, diseñó las figuras. Fui probando con todos los pacientes de mi consultorio y los resultados superaron ampliamente mis expectativas. Esta técnica fue presentada a prestigiosos colegas que la aplicaron con muy buen resultado y que, a la vez, me transmitieron su experiencia con la misma y me alentaron a publicarla y divulgarla.
- ¿En qué consiste puntualmente la técnica? 
ME: Ampliando la mirada es una técnica proyectiva en la que el paciente, a través de imágenes con las cuáles se identifica -en roles, sentimientos, etc.-, encuentra la posibilidad de “dialogar”, tanto con sus aspectos internos más temidos como con los más valorados.
Concibo a la técnica como psicodiagnóstica y también como psicoeducativa, ya que es un medio para ayudar a los pacientes a desplegar su fortaleza, a escuchar el llamado a la vida que cada uno tiene. Es además una herramienta práctica para resolver las  situaciones que se presentan cada día.
Lo primero que hago es invitar al paciente a imaginar que su mundo interno es como una casa con muchas habitaciones. A lo largo del tiempo, han aparecido cosas de la casa que no le gustan y entonces, para no verlas, las va depositando en distintas habitaciones. Si algo le genera miedo o tristeza, lo deposita en habitaciones que después no vuelve a abrir. A medida que pasa el tiempo, se da cuenta de que tiene muchas habitaciones cerradas, de que cada vez vive en una casa más chica y de que esas habitaciones que no abre, se van deteriorando. A las personas nos pasa algo parecido; nacemos con muchísimas capacidades para desarrollar, pero a lo largo del tiempo, vamos teniendo heridas, miedos, frustraciones y comenzamos a sentir cada vez podemos menos. Nuestro espacio de circulación se va minimizando y nuestra calidad de vida se empobrece. Ampliando la mirada es una invitación a abrir todas las habitaciones para que entre “luz y aire” y ver que, tanto lo que la persona vive como negativo, como lo que vive como positivo tiene un valor, todo sirve, todo es energía, lo importante es aprender a usarla. Al expandir su mirada, los pacientes encuentran dentro de sí mismos lo que están buscando en el afuera, se nutren de confianza y perspectivas favorables para su desarrollo personal. 
El siguiente paso es presentarle al paciente 55 imágenes que simbolizan distintos sentimientos, vivencias, estados de ánimo, impulsos, etc. y proponerle que seleccione aquellas imágenes con las que se identifique. Ahí es cuando comienza un juego donde el paciente le preguntará a cada una de las imágenes elegidas “qué siente”, “escuchará” los mensajes que las imágenes le aporten y los expresará oralmente. Es impresionante cómo a partir de este proceso el paciente va construyendo una integración donde se visualiza que cada “herida” o vivencia negativa tiene su "medicina" en una o varias de las capacidades que posee; lo que sucede es que, por lo general, estas capacidades del paciente están al servicio de otras personas pero no de sí mismo. 
- ¿De qué manera resulta beneficiosa para el entorno de la persona con capacidades diferentes?
ME: En este tipo de situaciones, la familia atraviesa un gran dolor que, en un primer momento, los agobia. Los vínculos muchas veces dejan de ser saludables. Ampliando la mirada es una herramienta eficaz, en especial para padres y hermanos. En el caso de los padres, es muy común que desarrollen una relación simbiótica con el hijo con capacidades diferentes, descuidando el vínculo con sus otros hijos. Uno de los casos que desarrollo en el libro es el de Daniela, cuya madre estuvo absorbida con la atención de otra de sus hijas, que padecía las secuelas de una meningitis. Vino en busca de asesoramiento, porque no sabía cómo llegar a su hija mayor, de 14 años. La preocupaba que ésta pudiera padecer anorexia, pues había adelgazado varios kilos. “Me doy cuenta que cuanto más la persigo es peor, pero me cuesta controlarme”, me dice. “Me dirijo a ella, solo para exigirle lo que tiene que hacer”. Yo le propongo, si desea, probar a través de una técnica, que se pregunte a sí misma cómo puede acercarse a Micaela, antes de que yo la asesore. Sorprendida, acepta mi propuesta. Después de darle la consigna y presentarle las imágenes, una de las que elige (no están etiquetadas) es la figura de un ángel (que representa la inocencia). Cuando le pregunto por qué la elige, me contesta: “Yo fui abusada por un tío político cuando tenía cuatro/cinco años”. Cuando le pregunta a la imagen ¿qué siente?: “Cree que la vida es linda, que todos son buenos... pero desconoce lo que viene atrás”. Le digo que le pregunte a la imagen ¿qué desconoce? “Todos los peligros, que hay que sacrificarse, trabajar, desconfiar”. En el tercer bloque, cuando Daniela le pregunta a la misma imagen ¿cómo es el modo de llegar a Micaela, de encontrarme con ella? Le contesta: “Dejarla que vuele, dejarla un poco de acuerdo a su edad. Por ahí no desconfiar”. “Yo desconfío de todo”, comenta.
Este caso es un modo de ilustrar que muchas veces, las relaciones entre padres e hijos se establecen a partir de antiguas heridas, de las cuales no se es plenamente consciente y que sus vivencias actuales están conectadas con ellas.   
- ¿Cuánto tiempo lleva la toma de la técnica?
ME: El profesional puede amoldar la técnica a su estilo y a cada paciente, la duración dependerá de cada caso. La idea es que el terapeuta pueda contener al paciente, para que a su vez éste contenga a su niño interior herido. Ese encuadre de amor, de sostén, de contención que da el terapeuta es fundamental para el proceso. 
- ¿Qué necesita el terapeuta para poder aplicarla?
ME: Adquirir el set de materiales de la técnica, que consiste de un libro y un CD explicativos, las 55 figuras y 2 láminas para trabajar con el paciente. Tanto el libro como el CD exponen cómo aplicar la técnica paso a paso e incluyen casos de pacientes. Asimismo, respondo todas las consultas de los profesionales que me escriben a través de la página web y del blog, ayudándolos en las dudas o inquietudes que puedan tener. También organizo workshops con frecuencia para capacitar a profesionales en el uso de la técnica y si alguna institución me contacta siempre trato de acercarme y contarles sobre el tema. Actualmente ya la están utilizando terapeutas en distintos puntos del país, y lo interesante es que cada profesional puede adaptarla según su orientación y su modalidad de terapia. Tenemos un caso de una profesional que nos ha brindado su testimonio en la página web, que la utiliza vía skype con pacientes que residen en el exterior. También, lo interesante es que la técnica se puede retomar con un paciente en distintos momentos. La primera vez que se utilice, se verá la problemática general del paciente, y al retomarla, se puede trabajar en los detalles. Si la persona tiene la posibilidad de grabar en su celular lo que se ha extraído de las imágenes, acerca de cómo éstas pueden ayudarlo, y lo escucha todos los días, tiene avances significativos en la terapia.

Nota 1: para ampliar información o consultas sobre la técnica, ingresar a www.ampliandolamirada.com.ar, o escribir a info@ampliandolamirada.com.ar

Nota 2: María Ester Etchebarne es licenciada en Psicología por la Universidad Católica Argentina y trabaja como psicóloga clínica, especializada en psicodiagnósticos, psicoterapias y EMDR. Durante 21 años se desempeñó en el área de estimulación temprana del Centro Privado Educativo Integral N° 18 “Santa Rita”. Es formadora y supervisora de profesionales en la técnica Ampliando la mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Terapia de integración sensorial: Lo que necesita saber

Nota de  Amanda Morin ( haciendo doble click en los textos azules se dirige a otra pagina donde se explica detalladamente cada tema) ...