viernes, 2 de octubre de 2015

Una historia increíble, la Historia de Jacob Barnett.




Jacob Barnett fue diagnosticado con autismo con apenas 2 años, a partir de ese momento se aisló en su mundo y no volvió a hablar. Los expertos le dijeron a sus padres que su hijo nunca aprendería a lee o atarse los zapatos.

Hoy tiene 16 años y las mejores universidades del mundo se lo disputan por su inteligencia.

La mente brillante de este niño prodigio de Indiana, Estados Unidos, estuvo a punto de perderse en una enfermedad a la que a menudo los padres no saben cómo hacer frente.

Fueron largas las horas que pasó Jacob en casa rodeado de expertos en educación especial que le guiaban en una suerte de terapia interminable con estrictos ejercicios, centrados en desarrollar sus habilidades más básicas.

Sorpresivamente Jacob volvió a hablar a los 4 años y comenzó un sobresaliente aprendizaje que lo llevaría a la Universidad con apenas 11 años. Un año después ya recibía un sueldo como investigador de física cuántica y ayudaba a alumnos de la Universidad en sus trabajos como “profesor adjunto”.

Todo empezó a los 8 años, cuando empezó a asistir a conferencias universitarias, sentado en la última fila, absorbiendo todo aquello que era en realidad lo que su mente hambrienta necesitaba. A los 9, investigando con el típico juego de formas, construyó una serie de modelos matemáticos que abrían una nueva vía en el campo de la Teoría de la Relatividad de Einstein. Su madre grabó entonces a su hijo explicando esta tesis, la subió en Youtube y la envió a la Universidad de Princeton, la misma donde el genio alemán enseñó e investigó. Al ver aquello, el astrofísico canadiense y profesor Scott Tramaine se dio cuenta de que estaba ante algo grande y escribió este correo electrónico a Kristine:
"Estoy impresionado por el interés de Jacob en la física y la cantidad de lo que ha aprendido hasta ahora. La teoría en la que está trabajando involucra a varios de los problemas más difíciles de la astrofísica y la física teórica. Cualquier persona que los resuelva está listo para un premio Nobel."

Así, antes de cumplir los 10, Jacob fue aceptado en la Universidad de Indiana como un estudiante más. Y ocupó un puesto remunerado en el campo de la Física de la Materia Condensada, un trabajo que por su originalidad le valió un récord: convertirse en el investigador de astrofísica más joven del mundo. Incluso publicó en la revista «Physical Review A».

A los 14 años, entró como estudiante de la Universidad de Indiana y está cursando un doctorado en física cuántica. Los expertos aseguran que Jacob Barnett tiene un coeficiente intelectual superior al de Albert Einstein y lo señalan como posible futuro ganador del premio Nobel por su teoría original sobre astrofísica, que desarrolló con 12 años.

“Olvídate de lo que aprendiste, detente y ponte a pensar”, es una de las tantas cosas interesantes que nos plantea Jacob.

Aqui les dejo el video de una conferencia que dicto Jacob. Es impresionante la forma como maneja la audiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alumnas con síndrome de Down se gradúan para enfrentar al mundo

Toda una fiesta se vivió con las emociones a flor de piel, con los mejores peinados y maquillaje posibles. Así se festejó la graduación ...