sábado, 23 de abril de 2016

Navegar con las ondas del cerebro


Trescientos milisegundos después de que se presente el estímulo, las ondas cerebrales pueden dar órdenes a un ordenador para navegar por Internet, participar en un chat o escribir en el correo electrónico sin necesidad de utilizar las manos. El ordenador obedece las señales del cerebro. El Centro Estatal de Referencia de Discapacidad y Dependencia de San Andrés del Rabanedo (CRE) y el grupo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Valladolid han diseñado una herramienta tecnológica, el Brain Computer Interface (BCI) que permite las personas con grave discapacidad motora navegar por Intercon la fuerza de la mente. El dispositivo, que está en periodo de investigación, se ha probado ya en 16 usuarios con esclerosis múltiple y ha demostrado tener una precisión superior al 80%.
«Es muy fácil», asegura el director del proyecto, Roberto Hornero, catedrático de Universidad en el Departamento de Teoría de la Señal y Comunicación de la Universidad de Valladolid y director del grupo de Ingeniería Biomédica. «Mostramos una matriz con el alfabeto, te fijas en una de las letras, entonces de genera el P300, un potencial evocador que es la respuesta natural del cerebro ante un estímulo auditivo o visual». La herramienta logra la interactividad entre el usuario y el ordenador. A través de unos electrodos que se colocan sobre el cuero cabelludo, el sistema BCI traduce las intenciones de la personas en comandos de control de un dispositivo. El sistema permite a los usuarios abrir ventanas de navegación, acceder a la página de inicio, acceder a todos los enlaces de una página web o cumplimentar formularios.
El equipo está en fase de investigación y tardará varios años antes de que pueda comercializarse. La herramienta con la que trabajan los investigadores cuesta 12.000 euros. «Todavía tiene limitaciones, se tiene que desarrollar el hardware y bajar los precios para que sea de acceso generalizado», asegura Hornero.
A través de amplificadores, el ordenador procesa las señales registradas y, con los algoritmos desarrollados por los investigadores, determina qué piensa la persona.
El sistema permite hacer búsquedas en Internet, mover el ratón, corregir movimientos, escribir un documento, abrir una carpeta o crear un archivo. La idea es dar prioridad a aquellas necesidades que pueden ser más útiles para las personas con discapacidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Acompañante Terapéutico o Asistente Domiciliario – Su cobertura legal

La pregunta frecuente que llega al área legal, es la siguiente:  ¿es posible la cobertura por parte de las obras sociales o prepagas de e...