miércoles, 13 de julio de 2016

Phelps, aquel niño hiperactivo que "nunca llegaría a concentrarse en algo"



Phelps dijo: “Dios mío, ¿pensarán todas estas personas que soy insoportable? ¿No quieren estar alrededor de mí? Después pensé: ¿Qué me importa? ¿Si hablo demasiado, si me río demasiado fuerte o si soy hiperactivo a veces o soy un verdadero dolor de cabeza, qué es lo que verdaderamente importa? “Entonces descubrí que no valía la pena tratar de ser alguien que no soy. Esto es lo que soy”.
CONOCE SU HISTORIA.
«No es muy dotado», aseguró su profesora del colegio, que no podía ni imaginar que aquel alumno que no podía leer ni dos párrafos sin perder la atención batiría su primer récord del mundo a los 15 años.
Las grandes leyendas del deporte suelen esconder detrás una gran historia de superación. Y Michael Phelps no podía ser menos. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad. «Su hijo nunca llegará a concentrarse en algo», le dijo la maestra de Michael a su madre, Deborah Phelps, cuando era un chaval.
«Yo le dije que quizás se estaba aburriendo», recordaba Deborah en 2008, durante una entrevista con «The New York Times». Pero sus maestras insistían: «No es muy dotado». Su madre, que había sido profesora durante 22 años, preguntó enojada: «¿Qué es lo que van a hacer para ayudarlo?».
De aquel Phelps de los primeros años 90 al que ayer consiguió su decimonovena medalla en el 4x200 libres hay una distancia enorme. Aquel niño que corría, saltaba y no podía leer más de dos párrafos sin perder la concentración es hoy el atleta con más medallas en la historia de los Juegos Olímpicos, tras batir un récord que llevaba vigente desde que en 1964 la gimnasta rusa Larisa Latinina consiguiera su metal número 18. «He sido humano toda mi vida», decía ayer Phelps para minimizar su logro.
Muchos hoy niegan esta afirmación a juzgar por el cambio que experimentó durante su temprana adolescencia, su alimentación o su mastodóntico ritmo de entrenamiento. Antes, en la transición de la infancia a la adolescencia, el joven Phelps comenzó a crecer de manera desproporcionada. Tanto, que al correr, sus brazos le llegaban casi hasta sus rodillas. Sus compañeros de clase se burlaban de él y a alguno le valió probar la caricia de sus enormes manos en la cara.
La natación, en la sangre
Durante aquellos días de difícil adaptación, en los que sus padres se habían divorciado, la natación ya corría por la sangre de las venas de los Phelps. Sus dos hermanas mayores, Whitney y Hilary, eran también nadadoras. La primera incluso estuvo a punto de formar parte del equipo nacional de los Estados Unidos que participó en los Juegos Olímpicos de Atlanta (1996), antes de que sus lesiones acabaran con su carrera.
Charles Wax, el médico de la familia y cuyos hijos también nadaban, observaba a Michael correr enloquecido en torno a la piscina y sugirió consultar a sus maestros, que corroboraron que no era capaz de calmarse, de prestar atención o de estar en silencio. Fue así como entró en la vida de Phelps el Ritalin, un medicamento para tratar la hiperactividad, al mismo tiempo que comenzaba a nadar, con siete años.
A los 11 años, el mismo Phelps pidió dejarlo: «Mamá, no quiero hacer esto más. Mis amigos no lo hacen, puedo manejar esto a mi manera
Hoy está compitiendo  juegos olímpicos de Brasil, ganando mas medallas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estrés postraumático en personas con autismo: cuando los recuerdos duelen.

Los recuerdos siguieron vivos y perturbadores en los sueños invasivos y con más frecuencia cuando estaba despierto. Verbalizaba sus tem...