domingo, 3 de julio de 2016

Una escuela de danza para ciegos



 Geyza Pereira es brasileña, tiene 25 años y se gana la vida como profesora de danza clásica. Además, es ciega desde los nueve años.

Pereira aprendió a bailar en el Instituto para Invidentes Padre Chico, en Sao Paulo, con Fernanda Bianchini.
Desde 1995, Bianchini imparte clases de ballet gracias a una técnica que permite que los alumnos toquen sus piernas y brazos para aprender los movimientos.

Con la mirada perdida, un grupo de bailarinas practica en la barra giros y piruetas, mientras la profesora corrige posturas con un suave toque, en un contacto físico fundamental para estas jóvenes que integran la única compañía profesional de ballet para ciegos en Brasil. 

Las bailarinas de la Asociación Fernanda Bianchini ensayan duramente poco antes de presentar Don Pasquale en el Encuentro Nacional de Danza (Enda) en la ciudad brasileña de Sao Paulo. 

El aprendizaje es lento y arduo, y requirió de la bailarina Fernanda Bianchini, de 32 años, mucha paciencia para transmitir a sus alumnas las técnicas y la belleza de la disciplina. 

“Lo más difícil es enseñarles la ligereza de los brazos”, ya que las bailarinas no pueden imitar el movimiento y en muchos casos nunca vieron a nadie bailar, explicó Bianchini. Es más fácil “enseñar la postura de las piernas”, una estructura más asociada a su rigidez natural. 

Pero con imaginación, todos los desafíos parecen superables. “Tratamos de asociar cada paso con algo concreto”, destacó la directora. Abrazando un árbol las chicas aprenden la primera posición, y con hojas de palmera, el leve movimiento de brazos y manos. 

“Quiero ser profesional”


El frappé (movimiento de piernas en la barra) ellas lo hacen muy bien, y yo me siento una boba todavía”, se ríe Giselle Aparecida Camillo, de 32 años y ciega desde los 16, luego de un desprendimiento de retina por un glaucoma. 


Su deficiencia no le impide empeñarse en continuar aprendiendo, y corregir sus posiciones para conseguir un buen spagat (el nombre con el que se conoce la posición de apertura de piernas en horizontal). 



“Amo bailar, es mi vida. Quiero ser profesional. Va a ser difícil pero lo voy a conseguir”, destaca confiada la novata, que integra este cuerpo de baile desde hace sólo un año. 



“Cada vez más el público quiere ver algo diferente. Y nosotras percibimos cuándo les gusta”, señaló la experimentada Gyza Pereira, de 25 años, que dedica seis horas diarias al ballet, entre ensayos y también dando clases. 



Gyza perdió la vista a los nueve años a causa de una meningitis. Y fue entonces cuando fue invitada a recibir clases de ballet en una escuela para deficientes visuales en el pobre estado de Pernambuco (Noreste). 



“No creía que una bailarina ciega podía llegar a hacer esos movimientos tan perfectos”, contó. 



Para ella, los pasos más complicados son los grandes saltos y los giros, ya que estos “precisan de mucho equilibrio, y el deficiente no tiene el punto de referencia”. “Tenemos que concentrarnos mucho”, precisó. 



Debutaron en 1998



“El ballet no tiene límite. Hay que  ir en busca de más”, afirmó exigente tras practicar sus arabesques (posiciones de equilibrio). 



El debut del grupo de 12 bailarinas (dos de ellas videntes) en el festival de invierno de Sao Paulo, en 1998, presentó al exigente público del ballet clásico a estas nuevas bailarinas, que no siempre cuentan con el cuerpo ideal para este tipo de danza, pero que demuestran una gran disposición para aprender y superar barreras. 



El público percibió “que ellas son capaces de bailar, y bailar bien”, destacó Bianchini, que también da clases gratuitas a 70 alumnos, 50 de ellos con deficiencias visuales, y otros con problemas auditivos, o incluso con deficiencias mentales, explicó la bailarina. 



Las bailarinas que forman el grupo profesional se dedican exclusivamente al baile, gracias a los patrocinios de la fundación y a las presentaciones que realizan. 



Karolline Sales, de la Organización Nacional de Ciegos (ONCB), cuenta que al no tener cómo imitar movimientos, los ciegos usualmente son malos bailarines. 



“A mí personalmente me gustaría aprender salsa, o forró (danza típica del nordeste brasileño), para poder bailar en las fiestas”, destacó. 



Sin embargo, la deficiencia visual no ha sido impedimento para la mítica bailarina cubana Alicia Alonso que, casi ciega, se consagró como “prima ballerina assoluta”.




Fuente: AFP.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alumnas con síndrome de Down se gradúan para enfrentar al mundo

Toda una fiesta se vivió con las emociones a flor de piel, con los mejores peinados y maquillaje posibles. Así se festejó la graduación ...