domingo, 2 de octubre de 2016

Seis chicos con Síndrome de Down armaron una Pyme y la rompen



 Mateo tiene 24 años y, según cuentan, una mano especial para amasar. Leandro y Mauricio, además de coincidir en sus  22, les dan un toque especial a las salsas. Sebastián y Tomy, por su parte, son los encargados de preparar las recetas aptas para celíacos. Mientras que Pablo, el mayor con 42, y Franco, el gurrumín con 19, son número puesto a la hora de divertir con su simpatía. Los seis tienen Síndrome de Down y son especiales. ¿Por qué? Porque en un momento donde el trabajo en la Argentina no sobra, ellos decidieron juntarse y armar un pequeño emprendimiento laboral
Le pusieron Los Perejiles y ofrecen un servicio de pizza party. A domicilio, claro. Y son furor: en apenas dos meses, ya realizaron casi 30 eventos. Vení, conocelos.Los chicos no son amigos desde hace años. Se conocieron hace ya algunos meses en Sumando, el taller al que concurren, los sábados, en San Isidro. Y que les dio las herramientas y la organización para hacer realidad el sueño de los seis."Sumando es un espacio abierto de recreación, integridad, y entretenimiento, para niños, adolescentes y jóvenes con Síndrome de Down". Leandro López es profesor de educación física y psicomotricista. Y fue uno de los que junto con Kevin Degirmenci les propuso a los papás de los seis chicos acercarles una salida laboral. Así, sin querer queriendo, ambos se convirtieron en los coordinadores de Los Perejiles. Y, cuenta, fue una decisión que le cambió la vida.La idea de darles alas a los chicos no es nueva. Desde hace años, por ejemplo, el Taller ofrece iniciativas como Vacaciones con Amigos, que son escapadas de una semana a la Costa con sus pares y sin los padres. Un desafío que a los chicos les encanta. 
Aunque para los Profes no terminaba de resolver el tema de base: la inclusión total.Fue ahí cuando López y Degirmenci empezaron a cranear una idea más grande: la de organizarlos y generar un emprendimiento laboral que perdure en el tiempo.
 "Los Perejiles se comenzó a gestar cuando les planteamos a los padres el problema del trabajo, porque los chicos estaban yendo a un colegio especial donde los forman en distintos oficios supuestamente con salida laboral. Pero luego queda todo ahí", le contó a Télam. Y agregó: "Y hoy no sólo es una realidad, sino que es algo único. En el taller tenemos chicos que no sabían hacerse ni un sandwich para merendar, cruzar la calle o hacer los quehaceres domésticos. Y todo cambió".Encontrar el negocio justo no fue fácil. Se barajaron varias opciones. Pero ahí fue determinante el otro Leandro (López Padros), que acababa de recibirse como Maestro Pastelero. La cocina, entonces, iba a ser esencial. Y la pizza se convertiría en la vedette del emprendimiento cuando Mateo, otro de los chicos, recibió su título como Maestro Pizzero en la escuela de la Asociación de Propietarios de Pizzerías y casas de Empanadas (Appyce).Aunque Mauricio, Sebastián, Tomy, Pablo y Franco no tenían experiencia previa, rápidamente pusieron manos a la obra (o a la masa)
Ahí llegó el momento de repartir roles.¿Quejas? Ninguna. Al parecer, todos son excelentes profesionales. Y quien los contrata puede quedarse tranquilo de que el servicio es premium. Un dato: los chicos llegan a cada evento con su propio horno y utensillos de cocina y ya tienen distribuidas de antemano las tareas entre quienes se ocuparán de preparar la comida y quienes oficiarán de mozos. La repercusión de la movida fue muy grande. Aunque lo que más contentos pone a los seis integrantes son los comentarios que reciben a diario en la página de Facebook que tienen. "Hay muchos que los felicitan por superarse, por demostrar todo lo que valen, pero ellos lo que más disfrutan es cuando les dicen que la comida estaba riquísima".Preparados por ahora para brindar su servicio en zona Norte y Capital (tienen planeado expandirse hacia el Sur y el Oeste del Gran Buenos Aires), esperan más y más pedidos. 
Por eso, no dudan en aclarar que aquellos interesados en contactarlos pueden hacerlo mediante su Facebook o escribiéndoles a losperejileseventos@gmail.comSin dudas, son unos chicos especiales. Y que tienen muchísimo por enseñar.
http://muy.clarin.com/actualidad/sindrome-down-armaron-pyme-rompen-110577.html

x

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estrés postraumático en personas con autismo: cuando los recuerdos duelen.

Los recuerdos siguieron vivos y perturbadores en los sueños invasivos y con más frecuencia cuando estaba despierto. Verbalizaba sus tem...