domingo, 26 de marzo de 2017

La increíble historia de RJ Mitte, el actor de Breaking Bad con parálisis cerebral





Después de una infancia traumática marcada por el bullying y la lucha por su discapacidad, el joven saltó a la fama por su papel en la exitosa serie. Cómo creó un personaje con la misma condición que él, y su contribución a la inclusión social en Hollywood

A partir del estreno de la aclamada serie Breaking Bad, los fanáticos de esta historia tan ficticia como probable -donde un maestro de química enfermo ve la solución a sus problemas financieros en la fabricación y comercialización de droga- enloquecieron por su argumento y sus actores. Todo tipo de historias y mitos circularon por internet respecto de la intimidad de la grabación del programa, sobre la creación de los capítulos y la composición de personajes.
En medio de la fiebre que esta historia supo crear, el personaje de Walter Jr, hijo del protagonista Walter White, sorprendía por la interpretación de un papel particularmente duro: un chico con parálisis cerebral y problemas motrices. Pero el impacto mayor fue cuando se supo que RJ Mitte, el actor de 24 años detrás de ese personaje, tiene en la vida real, al igual que en la serie, una parálisis cerebral, aunque mucho menos agresiva.
Roy Frank RJ Mitte III (su nombre original) tuvo una historia personal muy intensa, marcada por un recorrido lleno de impedimentos. Nacido en 1992 en Luisiana, en Estados Unidos, Mitte fue adoptado con apenas semanas de vida por su madre Dyna, quien se separó de su esposo Roy muy poco tiempo después y decidió criarlo sola. Cuando el pequeño RJ tenía apenas tres años fue diagnosticado con parálisis cerebral permanente, aparentemente causada por un problema respiratorio durante el parto.
En paralelo con la crianza de su hermana Lacianne, Dyna comenzó a acompañar a su hijo adoptivo a través de su infancia en el uso de prótesis inmovilizadoras de piernas para estirar ligamentos y tendones, la asistencia a terapia del habla y de los ejercicios para mantener fuertes los músculos. Sin embargo, ella tuvo que ocuparse de sus propios problemas de salud luego de sufrir un accidente de tránsito que la dejó parcialmente paralizada por seis años, a sólo un mes de haber sido madre de Lacianne. Con sólo 11 años, RJ comenzó a trabajar cortando el pasto o ayudando a los vecinos con diversas tareas para sostener a la familia. "Cuando no tenés opción, no tenés opción", afirmó con respecto a su traumática infancia.
"Yo creía que nada estaba mal conmigo cuando yo estaba creciendo. Pensaba que todos iban a la terapia del habla, que eran cosas comunes. Pensaba que era bastante normal hasta que fui a la escuela y alguien me dijo que no era normal tener una discapacidad", contó Mitte. "Eso fue impactante para mí. Le pregunté a mi mamá por qué me sucedía esto, por qué estaba afectado de esta manera y ella me ayudó para seguir adelante. Tenés que aceptar lo que no se puede arreglar, y vivir para hoy, como si no hubiera un mañana".
Sin tener relación con su padre adoptivo, sin conocer (ni querer conocer) a sus padres biológicos y con su madre adoptiva inmovilizada durante un tiempo, RJ tuvo que, a sus 12 años, hacerse cargo de su hermana recién nacida porque su madre no podía alzarla, cambiarle los pañales o alimentarla. Eso fue lo lo que logró que creara un vínculo casi paternal con ella. Para entonces él ya tenía mucha responsabilidad siendo el principal sostén principal de su familia y se sentía obligado a madurar más rápido que los niños de su edad.
A pesar de que los médicos sugerían todo el tiempo cirugías para desactivar problemas motrices, él siempre prefirió apoyarse en el deporte e incluso llegó a ser goleador del equipo de fútbol donde participaba. Ya a sus 14 años decidió que no necesitaba usar los inmovilizadores en sus piernas y menos cualquier tipo de muletas. "Mi mamá nunca me permitió usarlas", explicó. "Cualquier cosa en la que te apoyes demasiado puede convertirse en una muleta. Y, con discapacidad o no, cuando confías demasiado en algo, eso es lo que te paralizará". El deporte y el yoga fueron para él una gran ayuda.
Ese mismo año, 2006, Dyna decidió trasladarse con su familia a Los Ángeles -donde aún viven- porque su hija Lacianna había recibido una propuesta para una película. En ese contexto entonces y para conseguir amigos, RJ comenzó a estudiar actuación y buscar trabajos en el mundo del cine y la televisión. Incluso consiguió una participación como extra en el famoso programa Hannah Montana como uno de los compañeros de clase de Miley Cyrus.
Su manager, Addison K Witt, quien también sufre de parálisis cerebral fue quien le aconsejó que siguiera estudiando y formándose como actor. Su madre recordó en una entrevista que esto le traía muchas inseguridades y temía que RJ saliera lastimado, pero que sus mentores sabían que tenía talento y estaba listo para triunfar. Poco tiempo después, la cadena televisiva AMC lo contactó para participar de Breaking Bad. "Soy una persona bastante observadora. Me gusta sentarme, mirar y ver donde encajan todos los engranajes", dijo. "Aprendí a comportarme en un set, y unos seis meses después, Breaking Bad apareció".
El creador del programa, Vince Gilligan, había audicionado a un montón de actores para el papel de Walter Jr, pero Mitte corría con mucha ventaja. "Bueno, el análisis del papel decía 'parálisis cerebral leve, grandes cejas, pelo oscuro', era perfecto", bromeó.
"Tomó un poco de convencimiento al principio porque Vince pensó que yo era realmente demasiado sano para el papel", dijo RJ. Principalmente porque el personaje demandaba la representación de una discapacidad más acrecentada que la suya. "Jugar a ser Walt Jr ha sido un revelador para mí sobre lo que he logrado. Hasta que conseguí el papel, nunca pensé que todo lo que había pasado fuera así de extraño".
Es por eso que tuvo que aprender a caminar con muletas y ralentizar su habla para llevar a cabo el papel. Si bien el tiene muy controlado ese problema, un tercio de quienes sufren parálisis ven afectada su habla. Según Mitte, a él solo le sucede cuando está cansado. "A veces sueno como una persona completamente diferente, a veces apenas puedo hablar", dijo. "Todo depende del flujo de sangre a mi cerebro".
Él y su familia se esforzaron tanto para que RJ mejorara que ni ellos pueden creerlo. "Que él asistiera a una escuela regular fue una sensación mixta. La mayoría de los niños se juntaban con él", dijo Dyna. "Pero había ocasiones en que llegaba a casa y lloraba". De hecho una escena en la primera temporada de Breaking Bad involucra a Bryan Cranston, como su padre, enfrentándose a adolescentes mayores que están burlándose de su hijo. Fue un escenario que era familiar para RJ: "Yo era un objetivo clave para el bullying", admitió y contó que incluso una vez le pegaron y le rompieron una mano.
Luego de su salto a la fama, Mitte se desempeñó como actor en un corto de terror llamado Stump en 2011, fue productor ejecutivo del documental Vanished: The Tara Calico story, en el programa televisivo Switched at Birth y realizó dos películas independientes: Dixieland y Who's Driving Doug. En 2016, además, fue presentador televisivo de los Juegos Paralímpicos de Rio.
Además, fuera del ámbito cinematográfico, RJ incursionó en el modelaje, desfilando para la diseñadora británica Vivienne Westwood y apareciendo en campañas de la marca Gap. "Me divertí mucho. He conocido a algunos amigos increíbles y algunas chicas muy lindas", bromeó el joven actor, que ya tiene fama de galán en el ambiente artístico y está actualmente soltero después de terminar una relación de dos años.
Por otro lado, Mitte también está comprometido con lograr mejor y más amplia diversidad en el cine y la televisión, por lo que es el portavoz además de la campaña I AM PWD, para la inclusión de artistas con discapacidades en las artes y los medios de comunicación de la organización United Cerebral Palsy. También da charlas en escuelas e incluso ha demostrado en sus redes sociales un gran apoyo a artistas como Marlee Matlin, en su lucha por la inclusión de personas con discapacidades.
"Mucha gente no quiere contratar a actores discapacitados", señaló RJ. "Ellos piensan que vas a tardar el doble de tiempo en grabar una toma, o no quieren tener que poner una rampa para el acceso de los discapacitados al set. Ellos piensan, '¿por qué haría eso cuando puedo simplemente contratar a un actor capacitado para hacer al personaje discapacitado?' "
A pesar de que él es optimista sobre su futuro en el cine y la televisión, denuncia que existe una desigualdad flagrante.
"Verán a actores sanos que ganan los Oscar por interpretar personajes discapacitados. Y no tengo ningún problema con eso. Creo que es una oportunidad ideal para que el actor sea capaz de aprender sobre esa discapacidad, para cambiar su percepción sobre la discapacidad", señaló. "Pero nunca verás a un personaje discapacitado ganar un Oscar por interpretar a un personaje discapacitado. Y creo que debería ir en ambos sentidos, que un actor discapacitado debe ser capaz de audicionar también para un papel no discapacitado".

"No puedo recordar cuántas veces un médico me dijo 'no vas a ser capaz de hacer esto'. Y eso sólo logró que me convenciera más a de que lo haría. Mi discapacidad me hizo quien soy hoy. Hollywood no debe tener miedo de los actores como yo. La diversidad sólo puede mejorar las historias", dijo RJ. Una prueba más de que las limitaciones son impuestas por los de afuera o por un mismo, pero que siempre pueden ser desafiadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Voto accesible: todo lo que hay que saber

Las personas con algún tipo de discapacidad tienen derecho a todo lo que significa accesibilidad electoral. Qué hay que saber y cuáles ...