Una joven ciega logró estudiar una carrera gracias a su abuela


Anastasia Belyaeva contó con la ayuda de su familiar, que le leía las lecciones.

La joven rusa Anastasia Belyaeva es amante de la música y desde chica mostró interés por este arte. Tanto es así que decidió especializarse en una carrera musical. Pero es invidente y no existen en su país universidades adaptadas a sus necesidades.
Pero gracias a su abuela Nina Kolykhalova, su discapacidad no fue un impedimento para cumplir sus sueños. La anciana decidió ir con su nieta a la universidad y convertirse en sus ojos. Así que durante seis años fueron compañeras de habitación en la residencia universitaria de Yaroslavi, en Rusia.
Gracias a los esfuerzos de ambas, Anastasia salió del centro de altos estudios con una carrera universitaria. La joven realizaba todas sus tareas y su abuela le leía aquellos libros que no estaban disponibles en lenguaje Braille.
“Cada día durante toda la semana ella (Nina) le esperaba en el pasillo y hablaba con los profesores y los estudiantes y luego entraba a clase para acompañar a su pequeña. Cuando acabó la carrera, bromeábamos con ellas de que la abuela también tendría que tener un diploma”, explicó el rector de la universidad.
El centro de altos estudios decidió premiar a ambas mujeres por sus esfuerzos y les otorgó un diploma a cada una. “Es lo mínimo que podíamos hacer después de ver el trabajo que las dos hacían en su día a día. Es importante creer en uno mismo, pero también atreverse a creer en los demás”, consignó el rector.
“Normalmente a los chicos se les dice que Dios les ha dado todo, y no lo aprovechan. Pero Anastasia, aunque no lo ha tenido todo, ha sido muy persistente, y se merece todos los éxitos que ha cosechado”, expresó su abuela en declaraciones a los medios locales.
Link: http://tn.com.ar/salud/actitud/una-joven-ciega-logro-estudiar-una-carrera-gracias-su-abuela_824540

Comentarios

Entradas populares de este blog

CURATELA Y JUICIO DE INSANIA ( en el Cod.Civ. Argentino)

Programa Federal de salud :PROFE

Acompañante terapéutico o asistente domiciliario: derechos