lunes, 31 de octubre de 2022

¿SERA EFECTIVA PARA LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE?

La hidroxicloroquina ganó cierta fama cuando el ex presidente estadounidense Donald Trump y algunos pseudocientíficos anunciaron, en plena pandemia, que la droga de referencia era un efectivo tratamiento contra la Covid-19, lo que diversos estudios probaron que no solamente eso no era verdad, sino que hasta podría ser perjudicial.

En cambio, el mencionado fármaco se utiliza desde hace tiempo para prevenir los ataques agudos de malaria, también en casos de lupus eritematoso sistémico y también en los de artritis reumatoidea cuando los demás medicamentos fallan.
Una reciente investigación ha hallado un nuevo y potencial uso terapéutico respecto de la esclerosis múltiple, sobre todo en una forma que aparece en aproximadamente el 10% de los pacientes como la primaria progresiva, que se caracteriza, a diferencia de sus otras expresiones, por una progresión constante de los síntomas, sin remisiones temporales, como suele ocurrir con las demás EM, las que además detienen o ralentizan su avance con los medicamentos disponibles (no existe cura), acción a la que la de este tipo no responde.
La esclerosis múltiple ataca principalmente al cerebro y la médula espinal, siendo sus síntomas principales los problemas con la visión, el equilibrio y la coordinación, por lo que caminar se transforma en algo difícil en esta enfermedad autoinmune.
La investigación realizada en la Universidad de Calgary, en Canadá, reclutó 35 pacientes y los sometió a un tratamiento con la droga durante 18 meses, brindándoles dos tomas diarias de hidroxicloroquina. A los 6 y a los 18 meses los testearon mediante una prueba que consistió en caminar algo menos de 8 metros. De acuerdo con las expectativas, se esperaba que el 40% de los mismos hubiera empeorado, aunque solamente 8 de ellos lo hicieron, mientras que en el resto parecía haberse detenido el progreso de la enfermedad, ya que los tiempos del traslado fueron similares a los del comienzo del experimento.
De todas maneras, los Dres. Marcus Koch y Wee Yong, quienes lideraron la investigación, manifestaron que es necesario pasar a la fase III, es decir, la etapa en la que se toma un mayor número de pacientes y se testea la seguridad, antes de considerar los resultados obtenidos como definitorios, sobre todo teniendo en cuenta que algunos de los efectos secundarios de la droga pueden ser serios, aunque ello ocurra raramente.
Fuente: El cisne

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Resolución 113/2023- PLAN DE PROMOCIÓN, MEJORAMIENTO Y FORTALECIMIENTO DE LA CERTIFICACIÓN DE LA DISCAPACIDAD”

  Ciudad de Buenos Aires, 26/01/2023 Visto el Expediente Nro. EX-2023-08715932- -APN-DE#AND, las Leyes Nros. 22.431 y 24.901, y sus modifica...