miércoles, 7 de mayo de 2014

Un niño de 11 años usa una prótesis de mano creada en una impresora 3D


La familia de Felipe Miranda jamás hubiera llegado a juntar los 40 mil dólares para la prótesis de mano que le devolvería la felicidad a su hijo, Pero tampoco imaginaba que la solución podía venir de una impresora 3D.
Con un costo de dos mil pesos y un diseño mecánico simple, Felipe de 11 años ya disfruta de su nueva mano.
Felipe nació sin dedos en su mano izquierda y gracias a su prótesis ahora puede pescar, agarrar un mate e incluso practicar para ir al arco en un picado entre amigos.
El mundo de la impresión 3D dio la posibilidad de a dos jóvenes argentinos de crear una prótesis económica y perfectamente funcional que le cambió la vida a un niño.
En agosto del año pasado abrió sus puertas el 3D Lab Fab&Cafe en Palermo, un espacio conimpresoras 3D disponibles para que cualquiera pueda conocer cómo funcionan e incluso crear sus propios objetos o emplear diseños preexistentes en sitios web.
Ese espacio fue la cuna de la prótesis de Felipe. Tubaro, Pérez Weiss y el estudio de diseño "Dtres" avanzaron hasta conseguir reemplazar una prótesis de cuarenta mil dólares por una de dos mil.
"Estamos muy felices por ser pioneros en este rubro y por la propuesta que representa para la comunidad. Ofreceremos un lugar para juntarse, aprender, difundir la tecnología, entre tantas otras cosas y eso nos pone muy contentos", decía en ese momento Pérez Weiss, fundador de 3D Lab Fab&Café.
El prototipo inicial estuvo basado en uno de licencia abierta, cuyos “planos” estaban alojados en el sitio Thingiverse. De ahí que pudieron descargarlo, modificarlo y mejorarlo según su criterio.
La impresión 3D convierte gráficos 3D en objetos físicos. Se diferencia de la tradicional ya que en lugar de imprimir sobre una superficie plana, en la 3D se crea un objeto con volumen.
"Es por ello que se habla de una especie de nueva revolución industrial: se pueden fabricar objetos a escala", explicó Marcelo Ruiz Camauër, CEO de Kikai Labs, una de las pioneras en este campo en la Argentina.
Casas, una prótesis similar a la de Felipe, y la cara de un hombre son algunas de las últimas novedades dentro del mundo de la impresión 3D, un espacio donde suele reinar además la libertad para copiar objetos e incluso las mismas impresoras.
Esto hace posible que cualquiera con acceso a una impresora 3D pueda llevar su diseño o el de un tercero a la realidad. Así es el caso de Felipe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estrés postraumático en personas con autismo: cuando los recuerdos duelen.

Los recuerdos siguieron vivos y perturbadores en los sueños invasivos y con más frecuencia cuando estaba despierto. Verbalizaba sus tem...