domingo, 10 de mayo de 2015

SU ASPERGER NO LE LIMITÓ A LA HORA DE SER UN VIRTUOSO DEL PIANO.


 El nunca permitirá que su Síndrome de Asperger se interponga entre su amor por la música clásica.

Este pequeño de tan sólo 11 años se llama Caleb Borick, vive en Charleston y no deja que su Síndrome Asperger lo limite cuando tocar el instrumento que más ama: el piano. 
Conocido como un niño prodigio, su madre Susan Borick explicó que “cuando Caleb era pequeño, le gustaba la música clásica. Desde antes de que pudiera hablar, cuando conducíamos el auto él movía felizmente su cabeza en el asiento de atrás y si cambiábamos la música a rock, comenzaba a llorar”. Una historia realmente emocionante que muestra nuevamente que el ser humano en verdad no tiene límites cuando se propone algo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Terapia de integración sensorial: Lo que necesita saber

Nota de  Amanda Morin ( haciendo doble click en los textos azules se dirige a otra pagina donde se explica detalladamente cada tema) ...