miércoles, 4 de mayo de 2016

LEGO terapia: Desarrollo social de niños con TEA




La terapia basada en LEGO® es una intervención para el desarrollo social de los niños con trastornos del espectro autista (TEA). Básicamente es un material de juego colaborativo particularmente eficaz para trabajar con niños. El objetivo general de la terapia con LEGO® es mejorar la motivación para iniciar el contacto social con sus compañeros.

La Terapia con LEGO® fue creada por Daniel LeGoff en los EE.UU. e investigada por Gina Gómez de la Cuesta, Simon Baron-Cohen y sus colegas del Centro de Investigación del Autismo de la Universidad de Cambridge. 
La Terapia con anima a los niños con TEA a comunicarse unos con otros y resolver un problema mediante la construcción en parejas o en grupos de a tres. Cuando se trabaja en parejas, el “ingeniero” da descripciones verbales de las piezas necesarias e instrucciones para ensamblarlas. El “constructor” sigue las instrucciones, recoge y junta piezas. Hay interacción entre el plan y la creación. Los roles se cambian, de modo que ambos tienen la oportunidad de ser “ingeniero” y “constructor”. Esta división del trabajo con un propósito común permite a los estudiantes practicar la atención conjunta, tomar turnos, compartir, solución conjunta de problemas, habilidades de escucha y de comunicación social.
Al trabajar juntos en grupos de tres, el “ingeniero” describe las instrucciones, el “proveedor” encuentra las piezas correctas y el “constructor” pone las piezas juntas. Después de un tiempo, se intercambian los roles. 
De nuestra experiencia en robótica educativa elegimos LEGO® Mindstorms para programar los robots, LEGO® Dacta para introducirlos en la robótica, LEGO® CLASSIC para diseñar y LEGO® DUPLO (para los niños más pequeños).
El papel del terapeuta no es señalar los problemas sociales específicos o dar soluciones a las dificultades sociales, sino destacar la presencia de un problema y ayudar a los niños a llegar a sus propias resoluciones. El terapeuta puede recordar a los niños las estrategias en un futuro si se presentan dificultades similares.
Todas las sesiones de Terapia con LEGO® tienen las siguientes reglas:
• Todo lo que armamos desarmamos.
• Sacar fotos o filmar  antes de desarmarlo.
• No me puedo llevar material a casa.
• Si no hay material del color o tamaño que quiero le pido a mi compañero.
• Trabajamos  sobre la mesa.
• Respetamos el turno.
  
El sistema de niveles
• Un “LEGO® AYUDANTE” puede encontrar ladrillos y clasificarlos en sus colores tamaños y formas.
• Un “LEGO® CONSTRUCTOR” puede construir y diseñar modelos con ayuda.
• Un “LEGO® INGENIERO” puede construir y diseñar modelos sin ayuda.
• Un “LEGO® MASTER”' puede dirigir un proyecto de grupo mediante la asignación de tareas y roles a los miembros del grupo.
• Un “LEGO GENIUS” puede escribir un guión de una película o una historia y traducirlo a un cortometraje LEGO® animado mediante stop-motion.
Una vez que los estudiantes pueden demostrar sus habilidades en un determinado nivel, se les debe dar un certificado para premiar sus logros frente a todos los estudiantes. Si los certificados se otorgan de forma individual en lugar de en grupo, los estudiantes deben estar muy motivados para participar socialmente.

Fundamentos
La terapia basada en LEGO® es un programa de desarrollo social que ha evolucionado con el tiempo, como consecuencia de los intentos continuos por los autores para proporcionar una intervención para el desarrollo social eficaz para los niños con TEA  y otras condiciones que afectan a la competencia social. Las estrategias utilizadas en la terapia basada en LEGO® reflejan la observación clínica, investigación de resultados. 
El modelo “LEGO® Club” fue desarrollado en gran medida por el interés y la motivación para participar mostrado por estos niños, que de otra manera podrían ser resistentes o distante, en situaciones sociales con los compañeros.
Una de las razones para el desarrollo de este enfoque fue el hecho de que, aunque muchos niños con TEA y otras condiciones pueden aprender a responder de manera adecuada a los ejercicios de habilidades sociales, la generalización a nuevos ajustes de la vida cotidiana era a menudo sin éxito (Licciardello et al. 2008; Howlin et al 2004).  La literatura a cerca del tratamiento actual indica que las intervenciones psicoeducativas deben adaptarse a las necesidades y fortalezas de cada niño y la familia (Albanese, San Miguel y Koegel 1995; Harris y Weiss 1998; Schopler 1987).

El desarrollo de la terapia
La elección de los materiales de juego LEGO® como la base para una terapia de desarrollo social se basa en cierta medida en el concepto de “aplicación constructiva”, es decir, el uso de los propios intereses del niño para motivar el aprendizaje y el cambio de Attwood (Attwood 1998, p. 96). Attwood y otros (Cumine, Leach y Stevenson 1999; Klin, Volkmar y Sparrow 2000; Myles y Simpson 1998) describen a los niños con TEA como que no están interesados en la necesidad de complacer a sus maestros, padres y terapeutas, ignorando la costumbre social, presiones para ajustarse a los grupos de pares, imitar a sus compañeros, que cooperen con ellos o competir con ellos. En consecuencia, muchas de las técnicas recomendadas para el desarrollo de habilidades sociales que utilizan la instrucción y el modelado de adultos han tenido poco impacto o, peor aún, han dado lugar a intentos de robótica en la imitación. A pesar de que el uso de recompensas externas puede mejorar el cumplimiento, estas ganancias son por lo general de corta duración, y la motivación intrínseca para el aprendizaje está rara vez logrado (Greenspan y Wieder 1998; Heflin y Simpson 1998; Koegel et al 1992; Koegel y Koegel 1992). Por lo tanto, se ha recomendado que los intereses y/o comportamientos idiosincrásicos de los niños pueden utilizarse para promover el aprendizaje de lo social, la comunicación y habilidades de juego (Attwood 1998; Greenspan y Wieder 1998; Koegel y Koegel 1995).
La idea inicial de utilizar LEGO® como herramienta de terapia de forma estructurada e integral con el fin de aumentar la motivación de participar e interactuar con sus compañeros surgió de una observación accidental. Dos de los pacientes del Dr. LeGoff, ambos de ocho años y con diagnóstico de síndrome de Asperger, se encontraron jugando con entusiasmo y hablando juntos en la sala de espera. Habían traído casualmente creaciones LE-GO® a la clínica ese día, y como uno se iba y el otro estaba llegando, descubrieron entre sí. Estos dos niños habían demostrado previamente poco o ningún interés en el otro, y tenía poca motivación para la interacción social en general. Después de una reunión con sus padres, nos pusimos de acuerdo para tratar de trabajar con ellos dos juntos usando LEGO® como un medio para que puedan comunicarse y para motivarlos a continuar la relación. Inicialmente se trataba de sólo dos de ellos. Trajeron construcciones LEGO® para compartir, o conjuntos de LEGO® construidos que fueron proporcionados.
Estaban motivados claramente para completar nuevos conjuntos de LEGO® y cooperar plenamente con las estrategias de desarrollo de habilidades sociales como compartir, tomar turnos, haciendo contacto visual en su caso, seguir las reglas sociales y utilizando saludos y nombres. El cumplimiento no era un problema, siempre y cuando se les permitió construir sets LEGO®. Una estrategia clave para el sostenimiento de la interacción era involucrarlos en la construcción de conjunto: a uno se les dio las piezas LEGO® para armar, y al otro las instrucciones visuales. El “Ingeniero” estaba obligado a dar descripciones verbales de las piezas necesarias e instrucciones para el montaje de ellos, mientras que el “constructor” siguió sus instrucciones, buscaba y ponía las piezas juntas. 
Los roles fueron cambiando, por lo que ambos tuvieron la oportunidad de ser “Ingeniero” y “Constructor”. Gran parte de esto se hizo a través de la comunicación verbal y no verbal, con considerable énfasis en la atención conjunta, el contacto visual y “leer la mente” (comprender los puntos de cada uno de vista, emociones, intereses) en general (Howlin, Hadwin, y Baron-Cohen, 1999). También hicimos la construcción conjunta “estilo libre”, en la que los dos de ellos tuvieron que ponerse de acuerdo sobre un proyecto, el diseño y los materiales, y la forma final y el color de la creación. Esto requirió considerable resolución de problemas y algunos la resolución de conflictos. Se proporcionaron reglas a seguir. Finalmente ambos desarrollaron una relación y comenzaron las reuniones para “citas de juego” fuera de las sesiones de la terapia conjunta.
La terapia individual continuó junto a las sesiones conjuntas, teniendo en cuenta opiniones, practicar y ensayar habilidades y estrategias de resolución de problemas para que podamos aplicar estos en la próxima reunión conjunta. Sesiones individuales también se centraron en la construcción de LEGO®, que utilizamos como un medio interactivo para trabajar en turnos, la toma de perspectiva y hacer preguntas. Durante la sesión de grupo, se llevaba a la práctica lo trabajado en terapia individual, como siguiendo la mirada, haciendo preguntas sociales, pedir disculpas, o iniciar el juego. La ida y vuelta entre las sesiones individuales y conjuntas aportan considerablemente la eficacia de la terapia en general. Si algo le ocurrió en la sesión conjunta, por ejemplo, un conflicto no resuelto, un comportamiento inapropiado o molesto, o una situación frustrante que llevó a un arrebato emocional, en terapia individual se  trabajaba  la tolerancia de la habilidad y la frustración subyacente.
Estrategias de terapia basada en LEGO® también evolucionaron, los miembros trabajaron en parejas o en equipos de tres, con un proyecto en conjunto y objetivo determinado.
Por primera vez, para la mayor parte de los participantes, ellos se identificaron con un grupo de pares, y comenzaron a estar motivados por la aprobación social y el estatus social dentro del grupo. 
El “LEGO® Club” fue inmediatamente popular con los padres, en parte porque sus hijos estaban muy motivados para participar en la terapia. Se dieron cuenta de que sus hijos les recordaron acerca de las fechas y horas de las sesiones de “LEGO® Club”, actividades en grupo discutidas con entusiasmo, y con frecuencia fueron devastadas cuando no pudieron asistir a un grupo por alguna razón. Después de unas semanas, los padres espontáneamente formaron un grupo de apoyo “LEGO® Club” en la sala de espera. Hablaron de sus hijos, sus Planes de Educación Individualizada, el impacto en sus otros niños y familias extensas, las estrategias que estaban utilizando en casa, y así sucesivamente. Algunos también comenzaron a reunirse socialmente fuera de las sesiones de grupo. A sugerencia de uno de los padres, los hermanos no TEA fueron incluidos en los grupos más jóvenes como modelos a seguir y los “ayudantes”. Ellos eran muy adecuados como ayudantes, ya que estaban familiarizados con los problemas de su hermano, y requieren poco de ayuda para proporcionar redirección de conductas estereotipadas o distracción de los estallidos que se aproximan.
A día de hoy, cerca de 15 años desde el inicio de los primeros grupos de LEGO®, muchos miembros del grupo y sus familias permanecen en contacto unos con otros y con el Dr. LeGoff, a través de medios electrónicos, así como a través de las amistades establecidas.
En la actualidad, la terapia basada en LEGO® se utiliza en una variedad de escenarios de todo el Reino Unido, así como en Canadá, Australia, Nueva Zelanda, China y la India. El objetivo de estos grupos es la prestación de una actividad enfocada a lo social en el que los niños participan con sus compañeros, son entrenados y apoyados para mejorar la comunicación social efectiva y la colaboración. 
Los beneficios de compartir materiales e ideas, de corresponder esfuerzos, es a menudo difícil de alcanzar y oneroso. Eventualmente, sin embargo, a veces muy rápidamente, y a veces muy lentamente, los participantes expresan una idea acerca de los beneficios de la realización conjunta. La primera vez que un niño adquiere una tarea de construcción LEGO® desalentadora a menudo con muchos cientos de pasos y logra esto con sus compañeros en un corto período de tiempo sin precedentes, invariablemente reconocen los beneficios de tener colaboradores. 

Conclusión
Hemos observado que la herramienta LEGO® es un material de juego colaborativo particularmente eficaz para trabajar con niños del espectro autista. La necesidad de compartir surge en forma intrínseca en la construcción de conjunto. Se fomenta la conciencia de grupo en el programa de colaboración.  Para la resolución de problemas y situaciones sociales se observó una alta necesidad de comunicación verbal y no verbal. Los grupos pre-verbales presentaron atención sostenida con alta motivación en las actividades. 
Nuestra experiencia en los talleres de ROBOTEA nos dan indicios de que los progresos en la interacción social mediante la terapia con LE-GO® y robots es un medio para el desarrollo de la cognición social.
Nuestro objetivo es brindar un espacio de construcción con LEGO®, para que puedan expresar sus intereses y necesidades en forma colaborativa. Partir de la teoría de códigos comunes ofreciendo la oportunidad de explorar y liberar la energía creativa de manera social y reglada participando en el reconocimiento, la aceptación de sus pares y focalizando en sus fortalezas.

Lic. Alicia Paniagua*

* La lic. Alicia Paniagua es Psicóloga en Habilidades Sociales y Comunicación. Docente de Informática Educativa. 
http://www.edutecnologica.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alumnas con síndrome de Down se gradúan para enfrentar al mundo

Toda una fiesta se vivió con las emociones a flor de piel, con los mejores peinados y maquillaje posibles. Así se festejó la graduación ...