miércoles, 20 de octubre de 2010

El Gobierno de la Ciudad se niega a hacer accesible una escuela a la que concurre un niño con discapacidad motriz

NO ESTÁ BUENO BUENOS AIRES: El Gobierno de la Ciudad apeló la sentencia que lo obliga a realizar obras de readecuación en la Escuela Joaquín V. González, negándose incluso a reubicar en la planta baja las actividades de Dylan, un niño de 13 años, usuario de silla de ruedas.
Dylan concurre a la Escuela J. V. González desde el jardín. Durante los primeros años, cursaba en planta baja, pero el año pasado, al iniciar 5º grado, las clases a las que tenía que asistir las pasaron a un piso superior. Fue así como la mamá de Dylan habló con la directora y el supervisor escolar para que bajaran a la planta baja las actividades a las que debía concurrir el niño; pero éstos se negaron sistemáticamente, obligando al menor a subir reptando las escaleras para llegar a su grado y recomendándole que lo cambi e de escuela.
A partir de esta situación, con el Patrocinio Jurídico de Acceso YA., la madre del menor se presentó ante la justicia a fines de 2009, vía acción de amparo. En el marco de esta acción, el mes pasado la juez Gabriela Seijas hizo lugar a nuestra pretensión y condenó al Gobierno de la Ciudad a realizar obras de readecuación en la escuela, a fin de que Dylan pueda culminar sus estudios en el establecimiento, sin que corra peligro su integridad física ni su dignidad. Pero las autoridades gubernamentales se niegan a cumplir la medida.
El Gobierno de la Ciudad afirma que el hecho de que el niño esté accediendo al material de estudio, ya lo posiciona en igualdad de condiciones que el resto de sus compañeros, aún cuando en muchas situaciones Dylan tiene sus clases en soledad, en la planta baja, mientras sus compañeros están todos juntos en el aula del piso superior. Las autoridades gubernamentales no sólo se niegan a reubicar todos los cursos de Dylan en la planta baja, sino que además, manifiestan que no colocaran un ascensor porque consideran que significaría una atención desigual con respecto a otras escuelas de la ciudad.
Esta actitud es una clara manifestación de una política pública discriminatoria del Estado, y muestra un claro desconocimiento de las leyes vigentes en nuestro país en materia de no discriminación arbitraria y derechos humanos.
Sumate a nuestra lucha, hacé clic aquí y exigile a la Procuración de la Ciudad de Buenos Aires que de marcha atrás con el recurso de apelación presentado y cumpla de manera inmediata con lo ordenado por la Justicia, garantizando a Dylan su derecho a estudiar en condiciones de igualdad, seguridad y autonomía.
DATOS ALARMANTES
· El 75% de las escuelas públicas y el 95 % de escuelas privadas no son accesibles. (Fuente: Auditoria de la Ciudad y Acceso Ya.)
· Se estima que en argentina no menos de 89.000 niños con discapacidad de entre 5 y 14 años se encuentran excluidos de la posibilidad de acceder a la escolaridad común debido a las barreras físicas que presentan los establecimientos educativos. (Fuente: Rumbos)
En la escuela empieza el ciclo de exclusión de personas con discapacidad, que se extiende a lo largo de sus vidas. Y es en dicho ámbito donde se aprende, además de contenido, valores y formas de ver el mundo. Por eso es importante que todos los niños puedan ir a la escuela, para aprender y practicar la capacidad de comprender al otro e in tegrar las diferencias, para en el presente proyectar un futuro y así construir una sociedad inclusiva, que respete y valorice la diversidad humana.
Link nota periodistica
Fuente: Acceso ya

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Acompañante Terapéutico o Asistente Domiciliario – Su cobertura legal

La pregunta frecuente que llega al área legal, es la siguiente:  ¿es posible la cobertura por parte de las obras sociales o prepagas de e...