martes, 18 de octubre de 2011

Perros de asistencia, compañeros en la construcción de autonomía



Desccricion de las imágenes: tres fotos donde muestran perro gui a y la asistencia a personas con discapacidad
 La terapia asistida con animales ha alcanzado logros excepcionales en todo el mundo. El entrenamiento de perros como animales de terapia asistida es un campo que especialmente ha progresado tanto en los sistemas de entrenamiento como en el acompañamiento de muy diferentes dolencias y condiciones. Fundación Bocalán del Perro de Ayuda Social, una prestigiosa organización internacional con más de treinta años de experiencia y sedes en diez países, llega a la Argentina con el objetivo de compartir los más destacados avances tanto en el entrenamiento de perros de asistencia como en la formación de especialistas. El desembarco de este proyecto de vanguardia marcará sin dudas un antes y un después en el desarrollo de esta especialidad en nuestro país.
El historial de las terapias vinculadas con animales alcanza los tiempos de los antiguos griegos quienes creían en el poder curativo de los perros y, como Hipócrates, el padre de la medicina, ponderaban las cualidades terapéuticas de la monta a caballo.
Según especialistas, la Terapia Asistida por Animales (TAA) comenzaría formalmente en el siglo IX en Gheel, un pueblo de Bélgica donde el cuidado y la interacción con animales de granja fue parte de un programa para personas con discapacidad.
En 1792 William Tuke, un próspero comerciante representante del movimiento religioso cuáquero, creó en la ciudad inglesa de York un refugio para personas con trastornos mentales donde los pacientes no eran encerrados ni encadenados, tal como se hacía en las clínicas de la época, sino que gozaban de buenos alimentos, distracciones, ejercicio y un tratamiento especial con animales de granja. Inspirados por este ejemplo, los cuáqueros de Filadelfia (Estados Unidos), fundaron en 1813 el primer hospital psiquiátrico privado “Hospital de los Amigos de Filadelfia”, aún vigente.
Otra experiencia pionera en terapia asistida por animales fue la llevada adelante por Florence Nightingale, madre de la enfermería moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería, quien utilizó animales de compañía como parte de las terapias para la restauración de la salud de los enfermos, heridos de guerra y personas con discapacidad desde mediados del XIX. Contemporáneo a estas experiencias, a finales de 1867, el hospital Bethel de Alemania incorporó mascotas al tratamiento de pacientes con epilepsia. Actualmente, esta clínica preserva el uso de la técnica por sus buenos resultados y se han realizado réplicas de estas experiencias del Bethel que fueron instauradas en todo mundo, como en los Estados Unidos o en Noruega, donde una música ciega, Erlïng Stördhal, fundó el Instituto Beistostölen, institución donde perros y caballos colaboran en la rehabilitación de no videntes y personas con alguna otra discapacidad física, psíquica o mental.
Es conocido también que Sigmund Freud suponía que los perros tenían un “sentido especial” que les permitía “reconocer” el estado mental y el nivel de tensión de las personas. Freud creía además que la presencia de su perro “Jofi” (su favorito, de raza Chow-chow) durante sus sesiones provocaba un efecto calmante en todos los pacientes, especialmente en los niños.
Sería recién en 1953 cuando el psiquiatra infantil norteamericano Boris Levinson presentara el primer documento académico sobre la terapia con animales en la convención de la American Psychological Association. Levinson describió por entonces el aspecto positivo del contacto de pacientes introvertidos con su perro "Jingles", señalándolo como un “co-terapeuta” cuya presencia suavizaba las defensas de los niños y focalizaba la comunicación, desarrollando así la confianza necesaria para iniciar el tratamiento.
En la actualidad son muchos los centros especializados y las instituciones de prestigio que trabajan por el desarrollo de la terapia asistida por animales. Una de las más destacadas iniciativas a nivel internacional creará este año su sede en Argentina, marcando un antes y un después en el desarrollo de esta especialidad en nuestro país. Se trata de Fundación Bocalán del Perro de Ayuda Social, cuya finalidad será compartir sus más de treinta años de experiencia en la promoción y divulgación de Terapia Asistida con Animales y el Perro de Asistencia para personas con discapacidad física, su adiestramiento, la participación activa en diferentes procesos terapéuticos y a la formación de adiestradores de este tipo de perros y Técnicos en Terapia Asistida.
Margarita Ziade, Psicomotricista especializada en Terapia Asistida con Perros (TAP) y caballos, co-directora del Área de Terapia asistida con caballos del Centro Hípico Cirse y directora del proyecto de creación de la Asociación Civil Bocalán Argentina, dialogó con El Cisne sobre las particularidades de este proyecto y sobre la importancia para nuestro país de profundizar el alcance de estas experiencias.

Nuevas perspectivas en TAAFundación Bocalán es un proyecto de formación del Perro de Asistencia para personas con discapacidad y Terapia Asistida para diferentes colectivos con discapacidades o en situación de riesgo de exclusión social. En ella se encuentran integrados Instructores de perros guía de la Fundación ONCE del Perro Guía, la Asociación Internacional de Perros de Asistencia (ADI), instructores formadores oficiales de la Real Sociedad Canina, terapeutas ocupacionales, psicólogos, pedagogos y expertos en comunicación.
Dentro de sus objetivos principales Bocalán trabaja por fomentar la integración de personas con distintas discapacidades a través de la interacción con animales, por brindar una formación específica a todos los profesionales de esta área y entregando perros de Asistencia.
Bocalán es actualmente la entidad de referencia internacional en esta área, proporcionando animales entrenados como herramientas al servicio de profesionales de la salud con el fin de optimizar sus terapias, conseguir los objetivos generales y específicos establecidos para cada caso de una manera más efectiva, o con un enfoque más holístico.
Como reconocido referente, la Fundación asesora centros de rehabilitación en todo el mundo, colaborando en proyectos de investigación como el realizado con pacientes con esquizofrenia crónica en el Hospital Sant Joan de Déu en Barcelona, y desarrollando programas con niños y jóvenes con autismo y otros trastornos generalizados del desarrollo. Dentro de un amplio espectro de posibilidades, Bocalán trabajó además en conjunto con la Fundación Las Golondrinas (Colombia) con más de mil niños víctimas de la pobreza y el abuso sexual y ha conseguido introducir perros de terapia en los tribunales de Chile, dando apoyo a los niños en las declaraciones.
“Bocalán es una entidad que tiene más de treinta años de experiencia en el trabajo en terapia asistida con animales y tiene una trayectoria reconocida a nivel internacional. Tiene filiales en países como Chile, Colombia, Guatemala, Costa Rica, Perú, Japón y su casa madre en España. Uno de los aspectos más importantes de nuestra actividad es la entrega de perros entrenados como ayudas técnicas para mejorar la autonomía personal de personas con discapacidad que puedan beneficiarse del trabajo de estos animales”, afirma Margarita Ziade

- ¿Qué caracteriza a Bocalán respecto de otras instituciones que trabajan en el entrenamiento de perros de asistencia?
Margarita Ziade: Dentro de lo que es el trabajo en Perros de Asistencia, la Fundación se diferencia por especializarse en el entrenamiento de perros de servicio y perros para niños con autismo. Si bien también entrena perros guía, perros señal y perros detectores de hipoglucemia, su especialidad está dada en los perros de asistencia para discapacidad física y autismo.
- ¿Qué tipo de asistencia brindarán luego los perros entrenados en Argentina y a qué tipo de pacientes estarán destinados?
M. G.: El proyecto en Argentina está en pleno desarrollo. Luego del seminario del 5 y 6 de noviembre en el Paseo La Plaza, se da por inaugurada la institución en el país.
Se proyectará, una vez instalada la filial en el año 2012, la creación de diferentes programas de terapia asistida con perros. Los destinatarios de los programas serán evaluados por los profesionales que conformen el equipo de Bocalán, y estarán en relación al alcance terapéutico de los equipos conformados. Esto respecto a la terapia y rehabilitación asistida con perros.
Se proyecta también la posibilidad de brindar talleres recreativos a instituciones que así lo requieran como talleres de educación asistida con perros. Estos mismos están dirigidos a la población en general, tomando al perro como una herramienta motivadora de aprendizajes. No están pensados solamente para un colectivo con alguna problemática.
Respecto a los perros de asistencia, podemos pensar que es el desafío y la apuesta mayor pues en el país no se conoce aún ninguna institución del calibre y trayectoria de Bocalán que tenga la capacidad de brindar cursos de capacitación para entrenadores en perros de asistencia y mucho menos la posibilidad de entregar perros de este tipo de manera seria y profesional. Respecto a esta área, una vez iniciado el programa, se abrirá una lista de espera y se seleccionarán usuarios según la capacidad de respuesta del proyecto y del tipo de perro que se tenga preparado para entregar.
La entrega de Perros de Asistencia es una de las más fuertes acciones de la Fundación, considerando además que el perro de asistencia debe ser un animal gratuito para quien lo necesite y por ello las entidades patrocinadoras colaboran para el logro de tan importante función. Esta misión permite que los usuarios de Fundación Bocalán no tengan que realizar ningún desembolso económico por el servicio ya que es totalmente gratuito.
Los canes entrenados por Bocalán están capacitados para interactuar con un amplio abanico de colectivos: personas diagnosticadas de Alzheimer, Parkinson, niños con trastornos del espectro autista, niños con síndrome de Down, parálisis cerebral, problemas psiquiátricos, problemas de conducta, intervenciones psicosociales, etc.
El efecto motivacional que este tipo de intervenciones ejerce sobre los pacientes, hace que las posibilidades sean muy amplias y adaptables a muchas y diferentes realidades.
Según los especialistas del proyecto, durante el entrenamiento se trabaja en función de una evaluación de los perfiles de los destinatarios para desarrollar un plan de tratamiento ajustado a sus necesidades.

- ¿Cuál es la formación que Bocalán brindará en el país?
M. G.: La institución está planificando con qué cursos comenzará su primer año lectivo. Aún no hemos decidido cuál será la primera capacitación, pero se está pensando en cursos de adiestramiento básicos, cursos de técnicos en terapia asistida con perros, cursos intensivos de terapia asistida con perros para quienes viven en el interior, talleres intensivos de técnicas de entrenamiento animal, y cursos de entrenadores de perros de asistencia. Estas formaciones serán brindadas mayormente por profesionales extranjeros (España, EE.UU., Colombia, Chile, entre otros) y también se dictarán posiblemente complementos a la capacitación por el equipo de Bocalán Argentina. La intención es brindar una capacitación completa desde el ámbito de la salud y del ámbito animal para brindarles herramientas a quienes tomen los cursos para desenvolverse profesionalmente en su ámbito de trabajo.
- ¿Cuál es el análisis de la perspectiva de la zooterapia en Argentina y la región, especialmente con perros de asistencia?
M. G.: Creemos que la llegada de una institución de este calibre marca un antes y un después en la historia de la Terapia asistida con animales en nuestro país. Conocemos la existencia de muchos colegas y centros de trabajo que trabajan con profesionalismo y seriedad. Nuestra intención es compartir nuestra experiencia y conocimientos con otros que comienzan o se dedican a esta tarea, y tienen interés en profundizar en el enfoque de trabajo de Bocalán o tomar herramientas para sumar o enriquecer su labor. En nuestro país, y quizás en muchos países de Latinoamerica, el trabajo en esta disciplina comienza hace unos años a tomar vuelo y aún se dificulta la aceptación del mismo en determinados ámbitos académicos y científicos. Quizás en Europa esta instancia está ya más superada.
Respecto a los perros de asistencia, como comentaba anteriormente, para nosotros es un gran desafío, una responsabilidad y un honor ser pioneros en las capacitaciones en perros de asistencia en el país y en la entrega de estos perros a los usuarios. Esperamos poder cumplir con las expectativas e inaugurar un nuevo espacio de ayuda para las personas a través de los perros de asistencia. En Latinoamérica, nuestros colegas chilenos ya están hace varios años desarrollando programas de capacitación en perros de asistencia en la sede de Perú se está evaluando la entrega del primer perro para niños con autismo. Si bien hay un desarrollo de la actividad, aún está en su más temprana infancia...

El rango de asistencia de los perros entrenados puede ser muy amplio. Fundación Bocalán se ha especializado en acompañamientos sumamente complejos, como el de niños con autismo.
Debido a que el tipo de comunicación y actitudes de los canes resultan más fácilmente reconocibles por un niño con autismo, posiblemente por utilizar solo una vía principal de comunicación (la visual), emitir señales de una forma simple y a la altura del niño, los perros entrenados han sido de gran ayuda para el trabajo con estos niños desde distintas áreas.
El perro de por sí es un estímulo multisensorial muy atractivo para los niños con autismo, se ve diferente, tiene un color diferente, se mueve diferente, huele diferente y resulta un estímulo saliente muy especial. Es por esta razón que posiblemente en una sala llena de personas con un perro en ella lo más probable es que todos centren su atención en él.
Por otra parte, los niños necesitan objetos transicionales que les den seguridad en las primeras etapas de su vida. El sustituir un objeto por un perro permite al niño la transición del mundo ina-nimado al animado, muy importante en su evolución psicológica, como refleja el Doctor Levinson en sus estudios.
Los perros utilizados de la manera correcta pueden además proveer al niño de un in-put sensorial propiceptivo, vestibular y táctil adecuado, facilitando su interacción con el entorno y las diferentes situaciones sociales como tiendas, centro comerciales, personas nuevas, etc.
También se ha comprobado que un estimulo tan saliente y llamativo como un perro especialmente entrenado y conducido por manos expertas puede empujar las posibilidades de incrementar aspectos como la atención, la concentración, el contacto visual y la transición entre actividades.
Bocalán también entrena perros preparados para acompañamientos sumamente específicos, como es el caso de niños diabéticos.
En septiembre de 2010 una pequeña española de 10 meses fue diagnosticada con diabetes tipo I y era necesario realizarle controles nocturnos dos veces, incluso cada hora y media si la bebé estaba inestable.
La familia de la pequeña recibió a Robin, un perro mestizo de tamaño mediano, cruce de labrador y bretón. Su parte de labrador le aportaba el entusiasmo por complacer a sus dueños, una singular capacidad de aprendizaje y sociabilidad, y la parte de bretón, un olfato sobreliente y un carácter más activo.
Es precisamente este fino olfato el que le permitió a Robin servir a su nueva familia para detectar las peligrosas bajadas de azúcar en sangre (hipoglucemias) que pudiera sufrir la pequeña, que, de no detectarse a tiempo, podrían devenir en coma y poner en riesgo su vida. Desde entonces, toda la familia cuenta con un aliado invalorable para la mejor calidad de vida de la niña.

- ¿Existen determinadas razas caninas especialmente receptivas para los entrenamientos y la asistencia de personas con discapacidad?
M. G.: Sí, existen razas más receptivas que otras en lo que al entrenamiento se refiere y a su vez, el temperamento en general de cada raza difiere de otras, con lo que se selecciona no sólo por raza sino también por ejemplar. Bocalán trabaja casi exclusivamente con la raza Labrador Retriever, sumando ocasionalmente la raza Golden Retriever. Dentro de esas razas hay un trabajo artesanal a la hora de seleccionar líneas de sangre, especialmente basándose en la búsqueda de un temperamento equilibrado y una estructura sana. Para lo que son los perros de asistencia, la selección se vuelve aún más exigente, pues deben ser animales de excelencia. Es una labor que requiere un equipo de expertos trabajando constantemente tanto en la reproducción y cría como en su entrenamiento.

Actualmente las terapias asistidas con animales son ampliamente aceptadas y promovidas por las principales organizaciones de discapacidad en todo el mundo, y se ha demostrado que en su efectividad pueden alcanzar durante una sola sesión logros que se alcanzarían en varias sesiones de terapias tradicionales.
Los resultados, sin embargo, son el logro de terapeutas profesionales que saben extraer el mayor potencial de los animales, y de los entrenadores especialmente capacitados para esta disciplina.
De allí la importancia y la oportunidad que representa la llegada al país de una institución con amplia trayectoria y compromiso con la integración y la mejor calidad de vida de las personas con discapacidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alumnas con síndrome de Down se gradúan para enfrentar al mundo

Toda una fiesta se vivió con las emociones a flor de piel, con los mejores peinados y maquillaje posibles. Así se festejó la graduación ...