sábado, 23 de abril de 2016

Lidiando con el autismo: mentes brillantes desperdiciadas


En los Estados Unidos, hacia 1970, un menor de edad en cada 14 mil era autista. La actual estimación es de 1 en 68. Cuando se trata solo de varoncitos, la cifra es de 1 en cada 42 pequeños. Cifras similares se dan en otros países ricos: un estudio en Corea del Sur encontró que uno de cada 38 niños estaba afectado por este síndrome.
El autismo es una condición que afecta al cerebro y está asociada con habilidades sociales deficientes. Tiene un amplio espectro de síntomas, desde conducta obsesiva a hipersensibilidad al sonido, a la luz o a otros estímulos sensoriales, cuya gravedad varía de leve a una posibilidad de quedar incapacitado de por vida.
La gama de consecuencias es también amplia. En un extremo, el autismo de un ingeniero en computación puede ser apenas perceptible. En el otro, una cuarta parte de los niños autistas no hablan.
Es una condición que desafía cualquier generalización simple, excepto una: el potencial de mucha gente que vive con autismo se está desperdiciando.
Aunque alrededor de la mitad de aquellos con autismo tienen una inteligencia promedio o superior, tienen un desempeño muy por debajo del que deberían en las escuelas y el trabajo.
En Francia, casi el 90% de los niños autistas asiste a la escuela primaria, pero sólo el 1% lo hace a la escuela secundaria. Las cifras de América, que trabaja más duro para incluir a los alumnos autistas, sugieren que menos de la mitad se gradúan en la escuela secundaria. En Gran Bretaña, sólo el 12% de los adultos autistas incorporados al mercado laboral trabajan a tiempo completo. A nivel mundial, las Naciones Unidas calculan que el 80% de las personas con autismo no están en la fuerza de trabajo.
Estos números representan un trágico balance humano, porque millones de personas viven en reposo y aislados fuera del mundo del trabajo. Padres amorosos y hermanos luchan para saber cómo ayudar. El autismo impone fuertes costos financieros, reduciendo el crecimiento económico y expandiendo las listas de discapacitados. Un estudio estadounidense sugiere que esos costos podrían tan elevados como hasta 2% del PIB.
Afortunadamente, esto no es necesariamente el caso. La evidencia, en particular de las economías avanzadas, sugiere que hay un montón de cosas, desde principios de detección a una mayor ayuda para encontrar empleo, que podrían transformar la vida de muchas personas autistas.
La detección temprana es esencial. No es la prueba definitiva para el autismo. Sólo se puede diagnosticar mediante la observación de la conducta. La mayoría de los bebés aprenden a sonreír, abrazar, comer y discutir observando a sus padres. Pero, los niños autistas a menudo se fijan en objetos inanimados o juegan con juguetes en una extraña forma repetitiva. Basándose en el diagnóstico por la observación, las estadísticas acerca del autismo no son muy confiables: una de las razones por las que la incidencia de la enfermedad aumentó en las últimas décadas es que los médicos cambiaron la forma en que la detectan.
Hay pocas dudas, sin embargo, de que el diagnóstico precoz y la intervención ayudan a los cerebros de los niños autistas a desarrollarse mejor. Si los padres llenan un cuestionario detallado sobre lo que sus hijos pueden y no pueden hacer, los médicos pueden detectar los síntomas por lo general a la edad de 2 años. La terapia del habla y otros tratamientos intensivos pueden ayudar a un niño autista a enfrentar esa condición y a fomentar el aprendizaje y la interacción a una edad en la que el cerebro está en su estado más perceptivo.
Un estudio del 2013 en el Estado de Washington encontró que, aunque cara, tal terapia a temprana edad se justifica a sí misma en ocho años, reduciendo la necesidad de ayuda extra en la escuela.
El segundo objetivo no debería ser proporcionar a los niños autistas con una escolarización que se adapte a ellos. El debate continúa acerca de cuándo y cómo incluir a los niños autistas en las clases ordinarias. La evidencia argumenta en contra de las reglas de protección. Algunos se dan mucho mejor cuando se mezclan con otros niños y reciben apoyo adicional. Algunos necesitan ser enseñados por separado, ya sea por su propia seguridad o porque podrían ser problemáticos. Otros necesitan un poco de ambos.
Sea cual sea el grado de integración, enseñar a los niños autistas efectivamente requerirá más fondos para entrenar, tanto a los especialistas como a los maestros regulares. En un estudio, el 60% de los profesores británicos dijo que se sentían preparados para enseñar a los niños autistas.
Maximizando la rentabilidad de esta inversión en la educación significa asegurar que los adultos autistas encontrarán trabajo. No todas estas personas pueden mantener un trabajo, pero los que mejores de entre ellos que se adaptan a la vida laboral tienden a ser hábiles analistas. Pueden detectar patrones o errores en fechas que son invisibles para la mayoría de los no autistas, haciéndolos empleados atractivos para las empresas que desarrollan software.
Incluso las personas autistas menos dotadas a menudo tienen una extraordinaria capacidad para enfocarse y un ojo para el detalle que los hacen trabajadores efectivos. Su apego a la rutina y resistencia al cambio también hace de ellos personas muy leales. Pueden sobresalir en trabajos que requieren precisión y repetición, tales como bases de datos de actualización, reabastecer las estanterías, organizar bibliotecas o reparar autos. Las firmas que reclutan trabajadores autistas, tales como la cadena de farmacias Walgreen, los considera tan productivos como sus compañeros.
Un montón más empresas podrían beneficiarse de la contratación de personas autistas. Las agencias que se especializan en la contratación de los mismos destacan que, incluso si la entrevista no fue buena ya que evitaron el contacto visual, por ejemplo, o porque tomaron demasiado literalmente las preguntas, todavía pueden ser buenos trabajadores. Para los candidatos autistas, los empleadores deberían considerar la sustitución de entrevistas por pruebas de de habilidades relevantes, como por ejemplo pruebas de archivo para archivistas, pruebas de codificación para los trabajos de codificación y así sucesivamente.
Una vez que una persona autista es contratada, pequeños ajustes ayudan a los empleadores a conseguir lo mejor de él: por ejemplo, proporcionando un espacio de trabajo tranquilo e instrucciones claras, mediante mensajes escritos o visuales en vez de verbales. La enseñanza de los administradores para dar instrucciones claras es una buena idea por otras razones, también.
El último elemento de un ambicioso programa de autismo debería ser una mayor inversión en investigación.
El conocimiento médico de dicha condición ha mejorado desde 1949, cuando el psiquiatra que identificó por primera vez el autismo, culpó a madres carentes de amor por obligar a sus hijos a encerrarse en sí mismos. Los científicos hoy en día están seguros que son los genes los que juegan un papel clave, tal como lo hacen los factores ambientales.
Aún así, quedan muchas preguntas sin respuesta, tanto sobre el origen de la enfermedad, como acerca de su desarrollo. La cantidad de dinero público dedicado al estudio del autismo es sorprendentemente modesta. El gobierno de Gran Bretaña gasta apenas 5.6 millones de dólares al año. Los Estados Unidos gastan como 200 millones de dólares anuales, lo que cuesta cuidar a 100 personas con autismo grave por toda la vida. Estas cantidades son pequeñas comparadas con el costo oportunista que demanda tener tantas personas potencialmente productivas dependiendo de los demás.
Brillante o no, desperdiciar una mente autista es algo verdaderamente lamentable.



2016 The Economist Newspaper Ltd., Londres

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Alumnas con síndrome de Down se gradúan para enfrentar al mundo

Toda una fiesta se vivió con las emociones a flor de piel, con los mejores peinados y maquillaje posibles. Así se festejó la graduación ...